Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNA NUEVA EUROPA

El cerebro de Sajarov, estudiado por la Academia de Ciencias soviética

El cerebro del científico, diputado y premio Nobel de la Paz Andrei Sajarov fue enviado al Instituto Cerebral de la Academia de Ciencias de la URSS para ser estudiado. Oleg Adrianov, director de esa institución, señaló ayer que la masa encefálica del padre de la bomba de hidrógeno, fallecido en diciembre pasado a causa de un ataque cardiaco, fue recibida días atrás y ya se encuentra en manos de los expertos encargados de su investigación.Un alemán refugiado en la URSS fue el fundador, en 1926, de este instituto, cuya finalidad primera fue estudiar el cerebro del fundador del nuevo Estado, Vladimir Lenin. Las masas encefálicas de numerosas personalidades de la vida política, cultural y científica soviética, entre ellas las de Josef Stalin y la militante comunista alemana Clara Zedkine, se conservan también en este centro. Sin embargo, desde la muerte de Stalin, en 1953, el instituto no ha recibido más cerebros de políticos.

"Los investigadores han llegado, a partir de sus estudios sobre los cerebros, a elaborar una teoría sobre las conexiones existentes entre ciertas características del cerebro y las particularidades psicológicas y fisiológicas del individuo", declaró Adrianov a Trud, el órgano de difusión de los sindicatos soviéticos.

Aunque la gran mayoría de las investigaciones del instituto son guardadas como secreto, se han hecho públicos algunos datos estadísticos para rechazar las teorías racistas de que la inteligencia y el tamaño del cerebro varían con la raza.

Adrianov señaló la conveniencia de que se publiquen todos los resultados obtenidos por el instituto. "La utilidad de las investigaciones es igualmente política. Ahora que las teorías racistas han invadido Europa, nuestros investigadores han demostrado que no se pueden establecer de antemano diferencias entre los grupos de cerebros pertenecientes a distintas razas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 1990