Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Médicos holandeses proponen excluir a los mayores de 55 años de los trasplantes cardiacos

Los pacientes mayores de 55 años deben ser excluidos de los planes de transplantes de corazón, ya que un enfermo mayor tiene pocas posibilidades de superar un rechazo, afirma un protocolo médico redactado por un grupo de cardiólogos y cirujanos de hospitales de Rotterdam y Leiden, a petición del Ministerio de Sanidad holandés. Los candidatos no han de tener otras enfermedades físicas o mentales y deben ser capaces de comunicarse correctamente con su médico en el posoperatorio, ya que sólo una persona lúcida puede colaborar con el especialista en una convalecencia orientada a evitar el temido rechazo.

El protocolo acaba de ser entregado al ministerio, que solicitará ahora información al Consejo Nacional de la Salud para decidir si incluye o no los transplantes de corazón entre las prestaciones de la Seguridad Social. Según los especialistas, el tope de edad ayudará a reducir los fracasos en intervenciones tan costosas y dolorosas y mejorará la atención en la recuperación.

La Fundación Holandesa de Enfermos del Corazón ha calificado ya de "inaceptable" el protocolo. Sus portavoces aducen que la situación clínica y la edad biológica del paciente son las únicas guías naturales para el médico que propone un transplante. Varios de los especialistas responsables del informe proceden del centro médico Dijkzigt de Rotterdam, donde se realizó la primera operación de este tipo en la historia médica del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de febrero de 1990