Miguel Marías abandonará en breve la dirección del Instituto de la Cinematografía

Su dimisión podría producirse esta misma semana o la siguiente

Miguel Marías, director general del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA), presentará en breve plazo la dimisión de su cargo, según aseguraron ayer a este periódico fuentes del Ministerio de Cultura. Esas mismas fuentes añadieron que su dimisión puede tener lugar esta misma semana o la próxima. Fue imposible ayer contrastar esta información con Miguel Marías.

Miguel Marías era director de la Filmoteca Española cuando se aprobó en Consejo de Ministros su nombramiento al frente del ICAA el 23 de diciembre de 1988, tras la dimisión de Fernando Méndez-Leite, que abandonó el Ministerio de Cultura por divergencias de criterio con su titular, Jorge Semprún, en la elaboración de un decreto de ayudas al cine que sustituyese al entonces vigente decreto Miró, de 1983 y promovido por Pilar Miró.Este decreto, con Marías en la dirección del ICAA, fue sustituido por el decreto Semprún en agosto pasado, y ha sido reiteradamente contestado por los representantes de los diversos sectores de la industria del cine, agrupados de forma representativa en el Comité Unitario de la Industria Cinematográfica y Audiovisual (CUICA).

El pasado 12 de enero el Gobierno hizo pública una declaración en la que anunció la elaboración de un plan nacional y plurianual para la promoción y desarrollo de la industria cínematográfica y audiovisual española que fue recibida con enorme satisfacción por los profesionales del sector, muchos de los cuales coincidieron al señalarla como una "iniciativa histórica".

Con esta iniciativa, algunos profesionales dieron por enterrada la polémica mantenida entre el sector cinematográfico y el Ministerio de Cultura durante 1989

Jorge Semprún había anunciado en San Sebastián, en septiembre último, acompañado por Miguel Marías, el fin de lo que calificó como la guerra del decreto. Anunció entonces una serie de medidas destinadas a matizar su decreto y a elaborarlo para 1990 en discusión con el sector.

Entre estas medidas se encontraban el intervenir con Televisión Española sobre el acuerdo marco firmado entre ambos organismos; intervenir en la discusión sobre los derechos de antena; concretar la creación de unos estudios en Madrid que alberguen una escuela de cine; ultimar con las cajas de ahorro la relación de los convenios de créditos para el cine; reunirse con el Comité Unitario Interprofesional y representantes de los Ministerios de Industria y Hacienda; abordar la cuestión cinematográfica con vistas al mercado único europeo y crear un organismo privado para difundir y promover el cine español en el extranjero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de enero de 1990.