Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España apoyará a Chile con un amplio acuerdo de cooperación

España concluirá con Chile un acuerdo de cooperación y amistad -similar al que acaba de firmar con México- a partir del 11 de marzo, una vez que tome posesión Patricio Aylwin, primer presidente elegido democráticamente desde que hace 17 años el general Augusto Pinochet dio su golpe de Estado.El presidente del Gobierno, Felipe González, confirmó el lunes que viajará a Santiago para asistir a la toma de posesión de Aylwin. Con ese motivo los ministros de Asuntos Exteriores de España y Chile firmarán una carta de intenciones comprometiéndose a concluir en breve un acuerdo de cooperación y amistad con el que el Gobierno socialista español desea ilustrar su apoyo a la joven democracia.

El próximo lunes tiene previsto viajar a Santiago una nutrida delegación española -que encabezará Carmelo Angulo, director del Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI)- para examinar las necesidades chilenas en materia de cooperación, que se centran fundamentamente en tres áreas: medio ambiente, agricultura y turismo. "Tendremos que trabajar contra reloj para que dentro de mes y medio esté listo el borrador del acuerdo", comentó uno de los miembros de la delegación.

El monto del acuerdo quinquenal oscilará entre 2.000 y 3.000 millones de dólares (220.000 y 330.000 millones de pesetas), una cuantía inferior a la de los tratados concluidos con México (4.000 millones) y Argentina (3.500 millones) pero, si se tiene en cuenta la población del país, muy superior a la de sus dos precursores.

Como en los anteriores casos, el acuerdo destinará aproximadamente un tercio del total de los fondos que pretende movilizar para la concesión de créditos, blandos y en condiciones de mercado, para la importación por Chile de productos españoles. Pero el grueso de la aportación financiera deberá correr a cargo de unos empresarios españoles a los que se alentará a invertir.

A diferencia de otros países del área, la situación económica de Chile es relativamente buena, motivo por el cual varios Estados de la Comunidad Europea han iniciado contactos con los colaboradores de Aylwin con vistas a estrechar relaciones económicas. La República Federal de Alemania y el Reino Unido, al que Chile ayudó discretamente durante la guerra con Argentina en 1982, son los dos países pioneros de esta nueva política.

Saludar a Pinochet

Con la confirmación de su asistencia a la toma de posesión de Aylwin, González desmiente el rumor de que podía anular su viaje para evitar tener que estrechar la mano del general Pinochet, que entregará el bando presidencial al nuevo jefe de Estado, según acordó el jueves el Tribunal Constitucional chileno, al tiempo que fijaba la fecha del traspaso de poderes en una sentencia desfavorable al nuevo presidente."El protocolo chileno se tendrá que inventar algún truco, pero está descartado que González salude a Pinochet, aunque sea la primera y última vez que tenga que hacerlo", comentó un diplomático español al corriente de los preparativos de la visita presidencial a Chile.

Junto con González, las nuevas autoridades chilenas esperan la presencia en Santiago de los presidentes de Francia y Portugal, François Mitterrand y Mario Soares, del canciller alemán Helmut Kohl, y del vicepresidente de EE UU, Dan Quayle, así como de varios mandatarios latinoamericanos. La mayoría tendrán, con relación a Pinochet, la misma exigencia protocolaria que el jefe del Gobierno español.

Aprovechando que la toma de posesión de Fernando Collor de Melo como presidente de Brasil se producirá tres días después de la de Aylwin, el 14 de marzo, González expresó también el lunes su intención de asistir a ella. Parece, en cambio, descartado que esté presente en las demás ceremonias de traspaso de poderes que tendrán lugar este año en Perú, Uruguay, Costa Rica, Nicaragua, etcétera, pero podría, en cambio, desplazarse a Venezuela para entrevistarse con Carlos Andrés Pérez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de enero de 1990