Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres toleran menos el alcohol por falta de una enzima estomacal, según un estudio

Un grupo de investigadores cree haber descubierto por qué las mujeres son más vulnerables que los hombres a los efectos del alcohol. El estudio, elaborado por investigadores de la Escuela de Medicina de Trieste, en Italia, y el Centro Médico de Veteranos del Bronx, en Nueva York, atribuye esta mayor vulnerabilidad a que el estómago femenino dispone de una cantidad inferior de la enzima estomacal que reduce los niveles de intoxicación alcohólica que se vierten al flujo sanguíneo.

El hallazgo, podría explicar por qué las mujeres que beben padecen más lesiones del hígado que los hombres y por qué el consumo de alcohol durante el embarazo, incluso en pequeñas dosis, puede provocar serios problemas congénitos a los bebés.Si estos resultados se confirman por otros estudios, las autoridades podrían considerar las diferencias sexuales a la hora de definir los índices de alcoholemia para los conductores y otras actividades que requieren alto grado de atención y coordinación.

"El estómago actúa como una barrera protectora contra la penetración del alcohol en el cuerpo", dice Charles S. Lieber, director del Centro de Investigaciones y Tratamiento del Alcohol del Bronx y coautor del estudio publicado en el New England Journal of Medicine.

El estudio, realizado a 20 hombres y 23 mujeres, muestra que "el estómago juega un papel significativo de protección en el metabolismo del alcohol en los hombres y menos importante, o quizá insignificante, papel en las mujeres"; según Albert L. Jones, experto en hepatología y metabolismo del centro médico de Veteranos en San Francisco.

"Si se tienen en cuenta las diferencias de peso corporal, una mujer puede llegar a considerarse legalmente intoxicada tras consumir un 20% o un 30% de alcohol menos que las dosis que ingiere un hombre", señala Lieber. Si no se contemplan las diferencias de peso, una mujer de mediana estatura se emborracha tras consumir alrededor de un 50% menos de alcohol que un hombre.

Durante años, los médicos han conceptuado al hígado como el órgano principal en la degradación del alcohol que penetra en el flujo sanguíneo. También se sabía que las mujeres tienen más altas concentraciones de alcohol que los hombres después de consumir cantidades equivalentes de licor y que las lesiones hepáticas por culpa del alcohol, como la cirroris, se desarrollan más rápidamente en las mujeres que en los hombres.

La mayor susceptibilidad de las mujeres a los efectos de la bebida se ha explicado hasta ahora recurriendo a la menor corpulencia de las mujeres y al inferior volumen de distribución del alcohol, porque los cuerpos femeninos tienen más grasa y menos agua que los de los masculinos.

Papel del estómago

El nuevo descubrimiento se centra en el papel del estómago como reductor de los niveles de alcohol que pasan al flujo sanguíneo.Steven Schenker, de la universidad de Texas, en San Antonio, ha declarado que el descubriendo abre una vía de investigación interesante. Schenker es coautor de un editorial que acompaña al estudio en el New England Journal of Medicine donde se pide que se amplíe la investigación. El editorial se muestra cauteloso sobre las tesis del estudio, centrado en el papel clave del estómago, y advierte también que es insuficiente y debería tener en cuenta otros factores.

Las personas participantes en el estudio fueron 14 hombres abstemios, 6 alcohólicos, 17 mujeres no bebedoras y 6 bebeboras. Todos los individuos eran italianos y ninguna de las mujeres tomaba la píldora anticonceptiva, que hubiera tenido incidencia en los resultados.

A los 37 participantes se les medía cuidadosamente la alcoholemia después de administrarles dosis de etanol por vía oral e intravenosa. Las dosis eran diferentes según el peso de los personas y comparables a las dosis de una bebida, y se administraban después de ingerir un desayuno americano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de enero de 1990