Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La torre de Pisa se cierra hoy al público

JUAN ARIAS, La mítica torre de Pisa, la más inclinada del mundo, con ocho largos siglos de historia, será cerrada al público hoy a las cinco de la tarde, frente a las protestas de la ciudad y la perplejidad de la opinión pública mundial.

La dura batalla entre el ministro de Obras Públicas, Giovanni Prandini, partidario del cierre, y el alcalde de Pisa, Gicomini Granchi, contrario a tal medida, ha durado meses. Y al final el alcalde ha tenido que ceder: "El Ministerio de Obras Públicas ha afirmado que la torre está en peligro. Yo no soy un técnico y no puedo, por tanto, desobedecer", ha comentado con amargura el alcalde a sus ciudadanos, consternados y enfurecidos.

El miedo de cuantos se han opuesto con todas sus fuerzas al cierre de la torre recuerdan que justamente el año pasado la inclinación fue la menor de los últimos 70 años, y que cada vez que, en los tiempos pasados, las autoridades habían decidido tomar medidas contra el milagro de una torre que nadie se explica cómo sigue en pie, ha sido para empeorar la situación. Por ejemplo en 1848, cuando las excavaciones para construir en torno a la base de la torre un círculo de cemento aceleraron enormemente la inclinación. O cuando, en 1935, el Gobierno fascista de Mussolini decidió salvar la torre inyectándole 1.860 toneladas de cemento y agua y que faltó poco para que no se cayese al suelo.

Televisión

Mientras tanto, el pasado mes de diciembre marcó el récord absoluto de turistas, que escalaron, peldaño tras peldaño, los 54 metros hasta la punta del campanario como en una procesión casi religiosa sabiendo que iba a ser con mucha probabilidad la última vez. Fueron en total 37.000 los que la visitaron con un aumento de casi el 50% de lo normal.

Y para poder subir por última vez a lo alto del campanario más visitado del mundo y poder contemplar desde allí el maravilloso espectáculo de la preciosa ciudad medieval de tejados rojizos, ha llegado en estos últimos días gente no sólo de toda Italia, sino de muchas otras partes de Europa y América.

Hoy, para presenciar el triste momento en el que las llaves de la torre serán entregadas al alcalde tras haber cerrado la puerta, estarán presentes las cámaras de televisión de medio mundo, mientras que, tras diversas polémicas, la RAI interrumpirá el programa de variedades de Raffaella Carrá para dar en directo el triste momento.

Los habitantes de Pisa han protestado alegando que se trata de un acontecimiento amargo y que no tenía por qué ser injertado en un programa alegre de variedades como si se tratase de "un numerito más". Pero dificilmente la televisión renunciará a dar en directo el acontecimiento.

Y es que aunque oficialmente, el cierre es sólo hasta el 7 de abril, en realidad, conociendo como funcionan las cosas burocráticas en este país, existe la triste sensación de que dicho paréntesis pueda acabar siendo eterno. A partir de mañana mismo, toda la torre será amurallada con vallas que obligarán a los turistas a ver el monumento del siglo XII sólo desde lejos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de enero de 1990