Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica sóbre el silencio oficial en Marruecos

Técnicos marroquíes, en colaboración con representantes de la aseguradora londinense del petrolero iraní Khark 5, han aprovechado el buen tiempo reinante para erigir barreras flotantes a unos 35 kilómetros en torno a los puntos más próximos de Oualidia (localidad situada a 170 kilómetros al sur de Casablanca), para impedir que el petróleo vertido por el barco -unas 70.000 toneladas, según las cifras estimadas por diversos medios- alcance las costas del país magrebí. El accidente sigue causando gran alarma en Marruecos y la polémica sobre el retraso en informar a la población ha alcanzado a la Prensa magrebí.

"¿Cómo es que hasta 12 días después de la catástrofe ecológica provocada por el petrolero Khark 5 a lo largo de las costas marroquíes nadie se interesara seriamente por las dramáticas consecuencias del accidente?", se preguntaba ayer el diario del partido de Istiquial (oposición marroquí nacionalista), L'Opinion, en un artículo titulado La falta de medios frente a una catástrofe mayor.

Un experto del comité de crisis creado por el Gobierno marroquí explicó a EL PAÍS que el problema fundamental ahora consiste en cómo reagrupar y contener las grandes manchas de petróleo que arrastran los vientos y las corrientes marinas sobre una superficie de casi 300 kilómetros cuadrados frente a las costas de Marruecos. Aunque los responsables marroquíes afirman controlar la situación, precisan, no obstante, que sus medios de lucha contra la contaminación son infinitamente inferiores a los que la situación actual exige.

Brice Lalonde, secretario de Estado francés para el Medio Ambiente, que se encuentra desde el lunes en Marruecos, se entrevistó con el ministro marroquí de Interior, Driss Basri, y con el comandante Jacques Cousteau. Para Cousteau, es "escandaloso" que la comunidad internacional no se haya interesado por este drama ecológico.

Discrepancias sobre el precio

Lalonde ha atribuido el retraso de las labores de rescate del buque a discrepancias entre los armadores y la compañía especializada en salvamento Smit Tak sobre el precio de la operación, informa France Presse.

Smit Tak acusó ayer desde su base en Holanda a las autoridades españolas y marroquíes de "entorpecer" las tareas de reparación del barco, al impedir que el petrolero fuera remolcado hasta aguas más calmas de estos países. Un portavoz de la compañía aseguró que los técnicos no pudieron realizar ningún trabajo de urgencia en el lugar donde se encontraba el Khark 5, debido a la fuerte marejada reinante, con olas de hasta ocho metros.

Eduardo Cruz, subdirector general de Salvamento Marítimo y Contaminación, aseguró ayer que tanto Marruecos como España han ofrecido sus puertos, para la reparación del buque y el trasvase del petróleo siempre que la compañía holandesa de salvamento confirme que el barco ya no tiene pérdidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de enero de 1990