Warren Beatty lleva al cine al detective Dick Tracy

Madonna interpreta a la novia del 'malo' en el filme

De nuevo un personaje nacido del comic en los años treinta salta a la pantalla en una gran superproducción. Esta vez es un detective sin poderes sobrehumanos que es el bueno de una comedia negra rodada en seis colores para ser fiel a las viñetas originales. La película Dick Tracy, producida, dirigida y protagonizada por Warren Beatty, se estrenará el próximo mes de junio en Estados Unidos y en septiembre en Europa.

Los papeles secundarios de Dick Tracy, película financiada por la productora Walt Disney, están plagados de estrellas, como los actores Al Pacino o Dustin Hoffman, y la chica sexy y vampiresa de la película no es otra que la cantante Madonna.El filme, ambientado en la década de los años cuarenta, cuenta las peripecias del detective para aclarar un asesinato que desencadena la guerra entre las dos principales bandas de gánsteres de la ciudad. El personaje fue creado en 1931 por el regordete dibujante -e incansable fumador de puros- Chester Gould, inspirado en la descripción que el escritor Dashiell Hammett hizo del personaje Sam Spade en su novela El halcón maltés, y que en 1941 interpretó en el cine Humplirey Bogart dirigido por John Houston.

En esta nueva película, el detective Dick Tracy (Warren Beatty), siempre enfundado en su gabardina amarilla, tiene una novia pelirroja llamada Tess True Hearts (GIenne Headly). Ambos apadrinan a un chiquillo huérfano, que en el momento más tenso de la película, cuando Dick es atrapado y retenido por la banda de maleantes, le libera, arriesgando en el intento su propia vida.

Juntos hacen frente a una galería de bandidos interpretados por actores de primera línea, como Al Pacino en el papel de Big Boy Caprice, Dustin Hoffman como Mumbles, James Caan o Paul Sorvino. Todos ellos van caracterizados tal como Chester Gould los creó en su día. Esas creaciones exageran y deforman determinados rasgos o facciones de los actores, de tal manera que les obliga a sufrir tres horas y media de maquillaje diario a cargo del equipo dirigido por Doug Drexler y John Caglione. El papel de fiscal lo interpreta Dick van Dyke, y el capitán de policía que le pide ayuda a Dick Tracy es Charles Durning.

Intriga no le falta a esta película, y de eso se encarga el misterioso personaje llamado Blank, que está compinchado con el 88 teclas, el pianista del Club Ritz, donde cada noche canta y seduce Breathless Mahoy -novia de Big Boy, el gánster más malo-, papel interpretado por la cantante Madonna, que, teñida de rubio platino y ataviada con exuberantes vestidos, da la imagen perfecta de una vampiresa de los años cuarenta y que entabla con el detective una relación que va más allá de la simple amistad. "Sólo hay una actriz que podía hacer este papel. Y esa soy yo", ha afirmado Madonna.

Hace tres años, al hacerse Jeff Katzenburg con la dirección de las secciones de cine y televisión de la Walt Disney, le propuso a la rubia cantante interpretar una comedia negra. En ese momento, la vieja guardia de la casa se escandalizó ante la idea de ver los crucifijos y encajes que por entonces usaba Madonna junto al ratón Mickey o al Pato Donald. Pero el equipo de ejecutivos -contratado por Roy Disney, sobrino del que en 1923 creara la compañía- formado por Michael Eisner y Frank Wells estaba dispuesto a quitarle el polvo a la compañía y acabar con el fantasma en el que se había convertido el fundador.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

El filme se ha rodado en los estudios que Walt Disney tiene en Burbank (California), y en su realización sólo se han utilizado seis colores -rojo, amarillo, azul, verde, blanco y negro- con el fin de reproducir lo más fielmente posible las tiras originales del comic. Es decir, no hay diferentes gamas de un color, sino que hay un solo rojo para toda la película.

El responsable de la fotografía es Victorio Storano, y los decorados son obra de Richard Silvert. Ambos también han trabajado en las películas Reds y Chinatown. Los efectos especiales han corrido a cargo de Michael Lloyd.

La película será estrenada en Estados Unidos el próximo mes de junio. En España habrá que esperar hasta el 28 de septiembre de 1990 para verla. La estrategia de promoción que han preparado para esta producción quiere hacer sombra a la de Batman. La principal característica será la intriga. Para ello, el perfil helénico del detective poblará las paredes de los cines, para después, poco a poco, ir descubriendo más detalles de la película.

También las expectativas de recaudación son inmejorables, y superar la barrera de 260 millones de dólares -que se dejaron los norteamericanos en las taquillas para ver Baunan- es el principal objetivo. La tracymanía está en camino.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS