HACIA UNA NUEVA EUROPA

El Parlamento soviético aprueba un plan de saneamiento económico

El Congreso de los Diputados de la URSS, el Parlamento de 2.250 escaños, aprobó ayer el programa de medidas de saneamiento económico, con el cual el Gobier no ha comprometido su prestigio y su futuro, y concedió al Soviet Supremo, el Parlamento permanente de 542 diputados, poderes especiales para aprobar las leyes básicas de la reforma económica inmediatamente sin tener que esperar a una nueva reunión del Congreso. Las leyes básicas de la reforma económica exigen cambios en la Constitución y éstos solo pueden ser realizados contando con la mayoría de dos tercios del Congreso, un organismo que actualmente revela una tendencia más conservadora que el Soviet Supremo.Mijail Gorbachov en persona bajó ayer a la tribuna de oradores, como un diputado más y rompiendo la costumbre de hablar desde la mesa del presidium, para defender personalmente la disposición mediante la cual el Congreso delega poderes constitucionales en el Soviet Supremo. Gorbachov manifestó que era necesario acelerar la aprobación de las leyes básicas sin las cuales no se puede realizar la perestroika y consideró que el programa del Gobierno debe complementarse con esta aceleración del trabajo legislativo. El líder pidió hacer lo posible para que estas leyes se aprueben en febrero y dejó abierta la posibilidad de convocar o no anticipadamente el Congreso para ratificarlas.

La propiedad y la tierra

Las leyes en cuestión afectan a la propiedad, la tierra, las empresas socialistas, la división de funciones entre las repúblicas y el centro y los impuestos.

El plan de saneamiento del Gobierno, que ha encontrado resistencias tanto por parte de sectores conservadores como radicales, fue aprobado por la mañana con 1.532 votos a favor y 419 en contra.

Gran consternación en sectores reformistas causó el resultado de la votación para eliminar los escaños reservados a las organizaciones sociales en las elecciones republicanas y locales.

Las organizaciones sociales tienen 750, o sea un tercio, de los diputados del Congreso. El Soviet Supremo había decidido el pasado octubre suprimir el contingente reservado a organizaciones sociales, cosa que vetó ayer el Congreso al igual que otra propuesta efectuada que dejaba libertad a las repúblicas para decidir si querían o no reservar escaños a las organizaciones sociales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El sistema de organizaciones sociales, denunciado por los sectores reformistas, permite asegurar un número determinado de puestos para el Partido Comunista y para todos los representantes de los poderes establecidos, que no compiten así con el resto de diputados por sus escaños. Esta cuestión fue planteada en el Congreso el lunes durante el funeral de Andrei Sajarov, lo que fue visto como una maniobra antidemocrática por los sectores radicales del Congreso.

Sobre la firma

Pilar Bonet

Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS