Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Xavier Zubiri presenta un libro inédito del filósofo vasco

'Estructura dinámica de la realidad' reune un ciclo de conferencias dictado en 1968

La Fundación Xavier Zubiri, constituida el pasado mes de abril, presentó anoche en Madrid el libro Estructura dinámica de la realidad, obra inédita del pensador vasco que reúne el ciclo de conferencias dictado por éste en 1968 y que supone un importante complemento a su libro Sobre la esencia (1962). Intervinieron en la presentación de Estructura dinámica de la realidad José Lladó, presidente de la Fundación Zabiri; Diego Gracia, que ha preparado la presente edición; Pedro Laín Entralgo, vicepresidente de la Fundación; Jaime Terceiro, Lomba presidente de la Caja de Madrid, y Jorge Semprún, ministro de Cultura.

En Estructura dinámica de la realidad, obra editada por Alianza Editorial con el patrocinio de la Caja de Madrid, Zubiri propone con su habitual rigor intelectual una alternativa original a la Fenomenología del espíritu de Hegel y al Engels de Dialéctica de la naturaleza.El propio Zubiri escribe en la conclusión del libro: "La realidad como esencia es una estructura. Una estructura constitutiva, pero cuyos momentos y cuyos ingredientes de constitución son activos y dinámicos por sí mismos. Por consiguiente, es absolutamente quimérico lo que se ha dicho algunas veces de mi libro Sobre la esencia. Se ha dicho que es un libro estático, y ( ... ) un libro de conceptos. Lo siento mucho. Tendré o no razón, pero estimo precisamente que el dinamismo compete esencial y formalmente a la esencia tal como la he descrito en mi modesto y pesado libro Sobre la esencia".

Si en Sobre la esencia, Zubiri intentó explorar "lo que la realidad es actualmente", en este el filósofo se propone estudiar que la realidad "deviene" y ya desde su título plantea tres problemas: Realidad, Estructura y Dinamismo.

Lecciones de 1968

Es en este contexto intelectual en el que Zubiri impartió las once lecciones que componen el presente libro, un curso desarrollado en los meses de noviembre y diciembre de 1968 en Madrid organizado por la Sociedad de Estudios y Publicaciones, creada en 1947, y origen de la actual Fundación Zubiri.La Fundación Zubiri, de reciente creación, tiene como objetivos prioritarios la edición de los cursos inéditos del filósofo, la revisión de las traducciones de sus obras, la realización de un banco de datos de su pensamiento, y la continuidad de las tareas de investigación y docencia que realiza el Seminario Xavier Zubiri, del que es director Diego Gracia.

La obra de Xavier Zubiri, muerto en 1983, ha vivido en esta década que termina un momento de esplendor, síntoma de la vigencia de su pensamiento. En los últimos años se han reeditado o publicado, varios libros suyos, entre otros, Inteligencia y realidad (1984), Inteligencia y razón (1983), Inteligencia y logos (1982), Sobre el hombre (1986), El hombre y Dios (1988) y Naturaleza, Historia, Dios (1987).

A la presentación de Estructura dinámica de la realidad asistió numeroso público, entre los que se contaban el ex presidente Leopoldo Calvo Sotelo y el premio Nobel, Severo Ochoa. Durante sus intervenciones tanto Laín Entralgo como Diego Gracia tuvieron emocionadas palabras de recuerdo para el jesuita Ignacio Ellacuría.

El Ministro de Cultura Jorge Semprún afirmó que el pensamiento de Zubiri "se distingue por su coherencia, rigor y autonomía". Luego recordó algunos momentos de su vida en que se había relacionado con el filósofo vasco. "La primera vez fue cuando Zubiri asitía a las reuniones de la revista Cruz y raya, de Bergamín, en casa de mi padre, en los años 30. Una década más tarde, en París, mientras yo estudiaba filosofía, la lectura de Husserl me condujo a Zubiri. Y después, en los años 50, en la clandestinidad, su ensayo En tomo al problema de Dios, fue para mí de gran importancia".

Xavier Zubiri nació en 1898 en San Sebastián. Fue profesor, durante breves periodos de tiempo, de las universidades de Madrid y Barcelona y ejerció el sacerdocio, que abandonó posteriormente. Estaba casado con la escritora Carmen Castro y su gran preocupación intelectual fue siempre el análisis de la realidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 1989