Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander completará la información sobre cesiones de créditos

El Banco Santander enviará en las próximas semanas al Ministerio de Economía y Hacienda nueva información sobre las listas de cesiones de créditos practicadas por la entidad a otras instituciones financieras y clientes del banco, de forma que se completen los datos facilitados inicialmente y que fueron considerados como insuficientes por las autoridades económicas. Fuentes del Banco Santander declararon ayer que se han iniciado "las prácticas oportunas" para completar la información solicitada por Hacienda, "sin perjuicio de las actuaciones legales que ejercitará el banco contra los requerimientos de la Administración".

El volumen real de dinero afectado por las solicitudes de nueva información por parte de Hacienda se eleva a unos 110.000 millones de pesetas, cantidad similar a la del Banco Bilbao Vizcaya, pero que aumenta relativamente si se tiene en cuenta que el Santander es una entidad de un tamaño sustancialmente más pequeño que el primer banco nacional. El Santander considera incluso que el nominal de las cesiones de crédito puede ser superior a esa cifra, debido a las renovaciones trimestrales que se hacían de estas operaciones.

El Santander no recurrió la orden de Hacienda de facilitar información sobre las cesiones de crédito efectuadas, pero registraba exclusivamente las operaciones en vigor en el momento de facilitarla.

Requerimientos

La Administración tributaria requirió en el pasado mes de septiembre a más de medio centenar de entidades financieras información sobre las operaciones de cesión de créditos que hubieran realizado, y que se estimaba pueden alcanzar una cifra cercana a los 1,5 billones de pesetas, de los que una parte importante puede haber eludido sus obligaciones fiscales. Las cesiones de crédito son operaciones financieras mediante las cuales los bancos traspasan a terceras personas el riesgo de un crédito contraído con una empresa, sin que esta inversión compute a efectos de cumplimiento de los coeficientes obligatorios de bancos y cajas de ahorro ni estuviera sometida a retención fiscal en la mayoría de los casos para la liquidación posterior de los impuestos sobre la renta y de beneficios sobre sociedades.La entrega de las listas iniciales por parte del Santander y la escasez de datos que proporcionaban provocó que los inspectores de Hacienda se personaran en la propia entidad con vistas a conseguir información suplementaria. La ausencia de un registro especial de este tipo de operaciones impidió acceder a esta información adicional, que puede compensarse con el compromiso del Santander de completar los datos facilitados hasta ahora, "sin perjuicio de recurrir contra la decisión de Hacienda".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 1989