Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerrilla del M-19 realiza su primer acto público, a la espera del indulto

Pendiente aún la aprobación de una ley de indulto para los guerrilleros y la firma del acta de entrega de armas del M-19, el grupo insurgente más popular de Colombia realizó en Bogotá su primer acto público legal. Rock duro y un denso discurso del ex presidente Julio César Turbay, en nombre del gobernante Partido Liberal, precedieron el mensaje en vídeo, grabado en las montañas del Cauca, al sur de Colombia, por el comandante Carlos Pizarro León Gómez.

Tuvo lugar en el centro de convenciones Gonzalo Giménez de Quesada, el sancta santorum de los partidos tradicionales, decorado con luces de neón azul, rojo y blanco, colores que identifican al M-19 y una espada simbolizando la de Simón Bolívar, sustraída de un museo en 1973, cuando el grupo guerrillero apareció en la vida política colombiana. La espada de Bolívar es el único arma que el M-19 no entregará el próximo 20 de diciembre a la comisión internacional que presidirá Willy Brandt.

Bolívar también estuvo presente en medallones de chocolate colocados en las mesas, en las que se sirvió un sofisticado menú para 1.200 personas que pagaron 3.000 pesos (1.000 pesetas) por asistir al inicio de lo que Pizarro llamó 1a opción de paz seductora, esperanza habitable, utopía democrática y empresa solidarla". "Hemos decidido salir del laberinto de las armas para poblar Colombia de múltiples señales que hagan posible el reencuentro del país nacional con el país político", subrayó.

"Estoy aquí, en esta fiesta del M-19", dijo Turbay, "porque no pertenezco a los retrógrados de extrema derecha ni a los populistas de extrema izquierda. Porque prefiero la confrontación ideológica a que las ideas se expresen por la boca de los fusiles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de diciembre de 1989