'Les noces de Pierrette', de Pablo Picasso, sale a la venta en 8.000 millones de pesetas

La subasta será transmitida, vía satélite, desde París a Japón

El cuadro de Pablo Picasso Les noces de Pierrette puede batir hoy todos los récords del mercado del arte en la subasta que se celebrará en la sala Drouot de París, que por primera vez en la historia será transmitida vía satélite a Japón. Les noces de Pierrette, un óleo sobre tela fechado en 1.905, de 114 por 195 centímetros, sale a la venta con una estimación entre 300 y 400 millones de francos (entre 6.000 y 8.000 millones de pesetas). La subasta se iniciará a una hora no habitual -las diez de la mañana-, para acomodarse al horario japonés. La cadena televisiva Canal Plus transmitirá el acto en directo para Francia.

Este último cuadro de la época azul de Picasso superará, si se cumplen las previsiones, el récord mundial ostentado desde noviembre de 1987 por Los lirios, de Vincent van Gogh, vendido en Nueva York al millonario australiano Alan Bond por más de 6.000 millones de pesetas. Otras marcas al alcance de Les noces de Pierrette son el precio más alto pagado por una obra del autor del Guernica, que corresponde al autorretrato Yo Picasso (1901), vendido en mayo pasado en Nueva York por 48 millones de dólares (unos 5.700 millones de pesetas), y el récord absoluto de la plaza de París, ostentado por un Modigliani adjudicado hace año y medio por 820 millones de pe setas.El intento de recuperar para París el lugar perdido en 1953 entre las primeras plazas en el mercado mundial del arte fue precisamente una de las justificaciones aportadas el pasado día 9 por el ministro de Cultura, Jack Lang, para permitir la salida de Francia de Les noces de Pierrette, que podía prohibirla de acuerdo con la ley. Para lograr ese objetivo, el Ministerio de Finanzas ha reducido al 5% los gastos de venta, medida que convierte a la capital francesa en la plaza más barata del mundo. Otra razón para autorizar la exportación es que los museos nacionales no podían de ningún modo pujar hasta el precio en que se valora la tela.

Pero, sobre todo, Lang consiguió a cambio de firmar la autorización que el propietario del cuadro, el coleccionista sueco Fredrick Roos, regalara al Estado francés otra obra de la época azul de Picasso, La Celestina (1904), que esta semana ha sido ya expuesta en el Museo Picasso de París. Tras largas y discretas negociaciones con el Ministerio de Cultura, Roos adquirió el 7 de noviembre La Celestina al marchante Didier Imbert por 100 millones de francos (unos 2.000 millones de pesetas), y dos días después la donó al Estado francés. El millonario sueco espera, sin embargo, sacar tres veces más por Les noces de Pierrette, cuyo precio podía bajar hasta un 50% si se quedaba en Francia.

Peripecias

La venta de este Picasso de transición entre las épocas azul y rosa no ha estado exenta de peripecias. El Tribunal de Apelación de París rechazó ayer la prohibición de la venta solicitada por Valerie de Sariac, que había recurrido la decisión en igual sentido emitida por un juez el día anterior. Valerie de Sariac es sobrina de Bernard de Sariac, uno de los últimos propietarios del cuadro, y se pretende heredera de su tío, quien, sin embargo, dejó todos sus bienes a otro sobrino, de su mismo nombre y apellidos. El sobrino Bernard de Sariac es quien vendió la obra a Roos, al parecer por sólo 25 millones de francos.

De Les noces de Pierrette se ha dicho que está deteriorado, que fue destruido en una disputa entre herederos y que estuvo escondido durante años, hasta su reaparición en agosto de 1988 en una exposición en Estocolmo, para favorecer la especulación. Jean Claude Binoche, el comisario encargado de la subasta, mega todas estas acusaciones y las supuestas irregularidades en la propiedad. Además de Les noces de Pierrette, la subasta incluye la venta de la serie de Andy Warhol Ladies and gentlemen, integrada por 26 cuadros.

La estrella de las cotizaciones

Pablo Picasso se ha convertido en una de las principales estrellas de las últimas temporadas internacionales de subastas y sus obras están alcanzando las más altas cotizaciones en el mercado de obras de arte.La cifra récord pagada hasta la fecha -Les noces de Pierrette sale hoy a subasta en París entre 6.000 y 8.000 millones de pesetas- por un lienzo del pintor malagueño la ostenta el autorretrato Yo, Picasso, subastado por Sotheby's en Nueva York el pasado 9 de mayo. Adjudicado en 47,5 millones de dólares (5.605 millones de pesetas), Yo, Picasso se convirtió en el segundo cuadro más caro vendido en subasta, tras Los lirios, de Vicent van Gogli. El comprador, que quiso permanecer en el anonimato, fue la misma persona que perdió la puja por este mismo cuadro en 1981. El pasado 15 de noviembre la casa Sotheby's subastó en Nueva York el cuadro Au lapin agile, el cabaré de la bohemia en el que se reunían Pablo Picasso y sus amigos, pintado en 1905 y perteneciente a la época rosa del artista. El cuadro fue adjudicado en 40,7 millones de dólares (4.762 millones de pesetas), con lo que no llegó a superarse la cotización de Yo, Picasso, en contra de los pronósticos de los organizadores de la subasta.

Los anteriores precios máximos se consiguieron en noviembre del año pasado, mes en el que por dos veces se superaron los récords alcanzados por sus obras. A principios de ese mes se pagaron 15,4 millones de dólares (1.646 millones de pesetas) en la subasta de Sotheby's por la obra de la época cubista La jaula de los pájaros (1923). El 14 de noviembre, se pagaron por Maternidad (1901) 24,8 millones de dólares (unos 3.025 millones de pesetas) y se batió el récord alcanzado por una obra del siglo XX.

El récord volvió a ser superado el día 28 de noviembre de 1988 con Acróbata y joven arlequín, adjudicado en subasta en Londres por 19 millones de libras (unos 4.000 millones de pesetas) a un comprador japonés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 29 de noviembre de 1989.