Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
HACIA UNA NUEVA EUROPA

La OTAN estudiará nuevas reducciones de tropas tras el acuerdo de Viena

La reducción adicional de fuerzas norteamericanas en Europa dependerá de los resultados de la Conferencia de Viena y "se hará siempre con la previa consulta a los aliados", según afirmó ayer Richard Dick Cheney, secretario estadounidense de Defensa, ante el Comité de Planes de Defensa de la OTAN que se celebra en Bruselas. Las garantías de EE UU a corto plazo no excluyen, sin embargo, nuevas reducciones que pactar después del acuerdo sobre reducción de armas de fuerzas convencionales.Fuentes de la Alianza Atlántica confirmaron que los ministros de Defensa aliados contemplan la posibilidad de un nuevo acuerdo CFE (Fuerzas Convencionales en Europa) después del que se espera firmar antes de un año. La reunión de otoño del Comité de Planes de Defensa, que concluye hoy en Bruselas, dejó un tanto de lado la concreción de los planes de defensa para centrarse en "el apoyo sin reservas a las reformas en el Este" y a las nuevas perspectivas que abren las negociaciones sobre desarme. Los cambios acelerados hacen que "el debate se transforme en contenido", en opinión del ministro español Narcís Serra.

Dick Cheney afirmó ante la Prensa que las noticias publicadas sobre los recortes estadounidenses "no se corresponden con los propósitos norteamericanos", pero comunicó a sus colegas que el Pentágono contempla reducciones limitadas" de armamento durante 1991 y 1992, y "significativas" desde esa fecha hasta 1995. En concreto se refirió a un recorte presupuestario de Defensa que puede ir de 60.000 a 180.000 millones de dólares repartidos en cinco años dentro de un presupuesto actual que supera levemente los 300.000 millones de dólares.

El reparto de cargas o, dicho de otro modo, el abandono progresivo de fuerzas militares estadounidenses instaladas en Europa es una realidad y "los europeos deben asumir una mayor responsabilidad en su defensa", según el ministro alemán, Gerdhard Stoltemberg.

Las negociaciones sobre el alcance de la reducción de la presencia militar norteamericana y la situación desigual de fuerzas a que dará lugar el probable acuerdo de Viena se harán teniendo en cuenta el impacto del Mercado único de la CE, en opinión de Serra. El ministro español se refirió también a "la dificultad de dar una respuesta válida en estos momentos", en vísperas del encuentro entre Bush y Gorbachov en Malta. El representante de la RFA suscitó también la cuestión alemana al afirmar que la unificación puede llegar antes de lo que muchos piensan". Stoltemberg defendió que "los europeos deben admitir que la superación de la división de Europa va unida a la superación de la división de Alemania".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de noviembre de 1989