Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La seguridad de los profesionales de la autovía modifica la postura oficial

La posición de técnicos, profesionales y empresas constructoras ante la falta de garantías de seguridad a la hora de construir la autovía Guipozcoa-Navarra ha supuesto que el Bloque Democrático modifique su táctica inicial contraria al diálogo con la Coordinadora Antiautovía ni a la moratoria exigida por ETA. En los últimos días, diversos sectores que apoyan las tesis de la coordinadora han sondeado la posibilidad de llegar a un acuerdo con el Bloque Democrático sobre el contencioso de la autovía que unirá Irurtzun y Andoáin.Los partidos del Bloque habían manifestado, al inicio de la controversia, su intención de no aceptar debates con Herri Batasuna (HB) mientras esta formación política no respetase las reglas del juego democrático, la voluntad popular y condenase las acciones de ETA.

Una posición que se extendía a los integrantes de la Coordinadora Antiautovía, quienes tampoco han manifestado su posición en contra a las amenazas de ETA contra los técnicos y trabajadores que pudieran participar en este proyecto.

La Diputación Foral de Guipúzcoa ha asegurado que los técnicos han manifestado su deseo de emplear el plazo de condiciones de la declaración medioambiental del Gobierno vasco, "para poder defender su profesionalidad frente a las campañas de desprestigio y realizar su trabajo con las debidas garantías de seguridad ".

Los mensajes emitidos desde sectores que apoyan a la coordinadora pero que desean buscar una solución al conflicto ha obligado a los partidos políticos a introducir variantes en su táctica inicial, reconociéndose en algunos casos el fracaso de la misma, e intentar buscar un equilibrio entre las distintas posturas con el objetivo de que el proyecto salga adelante y no se vea truncado por el miedo que puede provocar la amenaza de ETA.

Las obras de construcción de la autovía estaban previstas que se iniciasen el próximo mes de enero, contando con los plazos que suponía la aprobación definitiva del proyecto, la licitación de la obra y su posterior adjudicación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de noviembre de 1989