Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Capitolio "remienda" la ayuda exterior para superar el veto de Bush

Las dos cámaras del Congreso norteamericano trabajaron ayer a marchas forzadas para presentar un nuevo proyecto de ley de ayuda exterior después de que el presidente George Bush vetara el domingo el proyecto final aprobado por el Capitolio el pasado viernes por incluir una partida de 15 millones de dólares destinados a financiar un programa de control de población en China. El veto del domingo es el tercero que utiliza Bush para congelar legislación que, de alguna forma roce el conflictivo tema del aborto.Entre las partidas que resultan afectadas por el veto presidencial se encuentran las ayudas especiales para Polonia y Hungría por valor de 938 millones de dólares (unos 110.000 millones de pesetas) aprobadas por el Congreso el pasado viernes. El total de la ayuda exterior norteamericana para el año fiscal 1990 es de 14.600 millones de dólares (unos 1.7 billones de pesetas).

Fuentes del Congreso manifestaron ayer que la Cámara de Representantes redactaría en el trancurso del día un nuevo proyecto de ley de ayuda exterior en el que se suprimiría la partida objetada por Bush, 15 millones de dólares (unos 1.800 millones de pesetas) con destino a un programa de control de población en China patrocinado por Naciones Unidas, que ha recibido fuertes críticas por parte de sectores conservadores del Congreso por entender que en su realización se incluyen esterilizaciones y abortos obligatorios.

Acusación al Congreso

-En su última conferencia de prensa coincidiendo con el primer aniversario de su elección a la presidencia, el 7 de noviembre del pasado año, Bush acusé al Congreso de obstaculizar todo su programa legislativo. La mayoría demócrata de la Cámara de Representantes tenía ayer la intención de "vengarse" del veto presidencial con la inclusión en el nuevo proyecto de ley de ayuda exterior de una enmienda por la que suspendería durante cuatro meses el 30% de los 85 millones de dólares de ayuda a El Salvador como reacción al asesinato la pasada semana de seis jesuitas, entre ellos cinco españoles, por elementos uniformados aparentemente pertenecientes a las fuerzas armadas salvadoreñas. El senador por Vermont, Patrick Leahy, resumió la posición de sus colegas demócratas con la frase: "Sin [respeto a los] derechos humanos, no (aprobaremos) ayuda a El Salvador".

Bush reaccionó ayer con irritación a la amenaza demócrata de suspender la ayuda al gobierno del país centroamericano. "Este concepto de suspender la ayuda a El Salvador por parte de algunos miembros del Congreso me resulta totalmente inaceptable como presidente", declaró.

El presidente de EE UU, George Bush, viajará a Bruselas el lunes 4 de diciembre para informar a los aliados europeos de los resultados de la cumbre que mantendrá con el líder soviético, Mijail Gorbachov, que se celebrará el 2 y el 3 en Malta.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de noviembre de 1989