Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un inédito de León Felipe premia a Antonio Gala

Un poema manuscrito e inédito de León Felipe, acaso el poeta español más civil en el sentido que se le dio en la posguerra a cierta forma de la poesía social, constituye el Premio León Felipe 1989 a los valores cívicos, que hoy se entrega en el Ateneo de Madrid al dramaturgo Antonio Gala.El poema, escrito por León Felipe en 1963, permanece inédito. El Premio León Felipe a los valores cívicos, instituido a iniciativa de la Fundación León Felipe, creada en México y España por el editor Alejandro Finisterre, albacea del poeta, se concede este año por primera vez y tendrá siempre como trofeo un manuscrito del autor de Versos y oraciones del caminante, aunque no siempre será inédito.

En el jurado que concede el premio León Felipe a los valores cívicos figuran Maruja Larrea -hija de Juan Larrea, amigo entrañable de León Felipe-, Ángel Benito, Miguel Nieto Nuño e Isabelo Herreros, vicepresidente segundo del Ateneo.

El poema no tiene título. Alude a uno anterior, Palomas, que forma parte del libro Oh este viejo y roto violín, que publicó en 1963 y que fue su último libro antes de su muerte, ocurrida en 1968.

El texto del poema dice: "Nadie está sentado en su silla. / Yo soy presidente del Consejo de la Paz en Méjico / y acabo de decir que se han muerto todas las palomas / y que no hay una sola paloma en el mundo. Usted comprenderá, Señor Arcipreste, / que diciendo esto no se puede uno sentar/ en ningún Consejo de la Paz. / Y así pasa con todo. / El día que cada uno esté sentado en su sitio / volverán las palomas/ y no habrá guerras en el mundo. / ¡Qué sencillo parece todo! / Un problema de sillas... / Que cada uno se siente en la suya. / Sí, sí -dicen algunos-. / El caso es... que no hay sillas para todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de octubre de 1989