Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco Agrícola de Andorra denuncia a dos empleados por intentar obtener datos secretos

El pasado 4 de octubre, la dirección del Banco Agrícola y Comercial de Andorra (BACASA) presentó en la prefectura de policía andorrana una denuncia contra dos de sus empleados, uno de los cuales había sido sorprendido en una cámara acorazada intentando obtener información de cuentas secretas de la entidad.

La policía detuvo a los dos empleados y a un residente andorrano -las identidades de los tres se mantienen en secreto y los puso en libertad a las pocas horas. En medios financieros del Principado se teme que los citados empleados en combinación con el residente andorrano, puedan haber utilizado la información para chantajear al banco o alguno de sus clientes.Para Antoni Aleix, jefe de seguridad del principado de Andorra, "se trata de un asunto grave que pone en riesgo la credibilidad del país". Por su parte Buenaventura Riberaigua, conseller de Finanzas del Gobierno de Andorra se mostró especialmente confuso al saber que el asunto iba a salir a la luz pública al tiempo que declinó todo comentario. Para las autoridades del Principado el mutismo oficial es una forma de garantizar la confianza en el secreto bancario, auténtica médula central del sistema financiero andorrano.

Manuel Cerqueda Donadeu, presidente y primer accionista de BACASA explica que durante la mañana del 3 de octubre pasado sonó una alarma en una cámara acorazada de la entidad. "Inmediatamente acudió el guardia de seguridad y pudo ver a un empleado del banco huyendo". Este empleado fue reconocido y relacionado con otro, porque sobre ambos pendía algún tipo de sospecha, extremo éste que no ha sido aclarado por las fuentes policiales y de la entidad. La policía detuvo entonces al residente andorrano -un hombre de negocios de reconocido prestigio en el Principado- para quien los empleados de BACASA investigarían cuentas secretas recibiendo a cambio un dinero. Otras fuentes relacionadas con el caso señalan que el contacto entre los empleados de BACASA y el residente andorrano era una funcionario de policía, que también habría sido detenido e interrogado por los servicios de seguridad del Principado. Cerqueda resume el hecho como "un intento frustrado de conseguir documentación confidencial".

Paralelamente a estos hechos, una investigación de la Audiencia Nacional que sigue la pista de 19 personas por evasión de divisas por valor 1.000 millones de pesetas, confluye en BACASA. El propio presidente de la entidad, Manuel Cerqueda Donadeu, fue detenido el pasado mes de mayo junto al director comercial Ramón Golobardes Mussols; ambos fueron puestos en libertad provisional tras depositar una fianza de 20 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de octubre de 1989

Más información

  • Fueron detenidos junto a un tercero y puestos en libertad a las pocas horas