Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El interés de las letras del Tesoro volvió a caer ayer hasta el 13,295%

El tipo de interés marginal de las letras del Tesoro cayó ayer un cuarto de punto hasta el 13,295% desde el 13,55% anterior en las emisiones a un año de plazo. El nuevo tipo de interés se fijó en la subasta realizada ayer en la que se concedieron 104.232 millones de pesetas, lo que representa un 42,1 % de las peticiones totales por valor de 247.017 millones de pesetas efectuadas por las entidades financieras.El tipo medio ponderado de la subasta de ayer fue del 13,272% frente al 13,527% de la sesión anterior. La emisión del 30 de septiembre de 1988 que vence hoy tiene un volumen de 36.300 millones. La renovación efectuada ayer desborda ampliamente este nivel de vencimientos.

En la subasta de letras del Tesoro efectuada el último día de agosto el tipo de interés también cayó cerca de dos décimas, pese a lo cual las peticiones fueron de unos 400.000 millones de pesetas con adjudicaciones por 195.887 millones y un tipo de interés del 13,742% frente al 13,550% de la subasta de mediados de septiembre y el 13,295% de ayer. La fuerte demanda de estos títulos se mantiene firme entre las entidades financieras, pese a los sucesivos recortes de en torno al 0,25% en las pasadas tres subastas, porque bancos y cajas de ahorro tiene una fuerte actividad en la cesión temporal de estos activos entre sus clientes.

Cesión de créditos

La ausencia de coeficientes para la cesión de estos activos hace que la rentabilidad de la inversión de los clientes preferenciales de bancos y cajas pueda recibir una mejor remuneración sin que el margen financiero de las entidades se vea afectado. La decisión del Gobierno de regular las cesiones de créditos a particulares como fórmula de inversión, aplicándoles coeficientes y la de reforzar el control fiscal sobre esta modalidad de inversión, que había adquirido una envergadura significativa en los balances bancarios, exceptuó a las emisiones de deuda pública. Progresivamente las cesiones de créditos fueron sustituidas por la cesión temporal de deuda pública, lo que explica la fuerte demanda remanente por estos activos a pesar de la persistente caída de su rentabilidad.El otro factor que alienta la demanda de letras es el pronóstico de la mayoría de los grandes bancos y cajas de ahorro de una progresiva reducción de los tipos de interés a medio plazo. El hecho que los bancos hayan visto limitada por disposición administrativa la concesión de créditos les obliga a buscar fórmulas para rentabilizar su pasivo. Tomar posiciones en deuda pública a intereses superiores a los que se esperan a medio plazo se ha convertido en una fórmula eficaz para rentabilizar su pasivo. La fórmula para operar en el activo en sustitución del crédito ha sido el aseguramiento de emisiones de pagarés de empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de septiembre de 1989