_
_
_
_
Crítica:DANZA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Coreografía joven

Es más que natural que el nivel medio de las 19 coreografías, (de un total de 40) que se presentaron al público no fuera muy alto, dada la inexperiencia y juventud de los participantes, aunque la buena calidad técnica de los bailarines diera calidad al certamen. Lo que sorprende no es la lógica inmadurez de algunas ocurrencias, la dificultad para desarrollar coreográficamente los temas o la obviedad de los puntos de referencia -todo lo cual revela sólo falta de oficio- sino el conformismo que se desprendía del conjunto de las muy diversas obras a concurso. Como si el aprendizaje de la técnica de la danza fuera algo tan duro que ahogara la imaginación de los aspirantes a coreógrafos; la enseñanza, basada en la imitación de determinados modelos jugara contra la búsqueda de la expresión propia, y el hábito de la disciplina vacunara contra cualquier impulso transgresor.En este sentido, los ganadores ilustran bien la tendencia. De las dos coreografías que este año han compartido el primer premio, Kytatioh de Pedro Berdayes tiene una gracia amable que llega inmediatamente al público y, está pulcramente desarrollada, con clara vocación de complacer. El paso a dos En-fim, de la portuguesa afincada en Barcelona. Clara Andermatt, se inscribe más en la corriente danza-teatro, con un movimiento espacialmente restringido que explora el ahogo de una relación de pareja. Frágil -tercer premio-, del catalán Artur Villalba, es quizá la coreografía con más pretensiones, menos directa que las anteriores, pero cuyo aliento poético se sostiene con dificultad.

Certamen coreográfico de Madrid

Idea y organización: Margaret Jove y Laura Kumin (paso a dos). Madrid, sala Olimpia, 19 al 23 de septiembre.

Strangers in the nigth, del también catalán Tony Mirá -ganador de la pasada edición del certamen, que actuó con su grupo, Nats-Nus, en la clausura- es una pieza más larga y más elaborada que las anteriores, en que el coreógrafo muestra ya buen oficio en el manejo del movimiento rítmico, ideas teatrales no necesariamente originales pero bien llevadas y una tendencia precoz a la nostalgia presente en mucha de la danza-teatro española.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_