El joven condenado a cuatro años por robar una fotocopiadora en 1980 ingresa mañana en prisión

El ministro de Educación y Ciencia, Javier Solana, se ha interesado personalmente por el caso de Víctor Carmona, licenciado en Filosofía, que debe ingresar en prisión para cumplir una condena superior a cuatro años por el robo en 1980 de una fotocopiadora (vease EL PAÍS del 21 de septiembre de 1989). Carmona Rodríguez, natural de Guía (Gran Canaria), se presentará voluntariamente mañana, lunes, en la cárcel de Salto del Negro, en Las Palmas de Gran Canaria, donde tendrá que permanecer, como mínimo, dos meses para poder solicitar al rey un indulto total. Tanto él como su amigo Juan Quintana, que también va a prisión como cómplice en el hurto, confían en poder disfrutar antes del régimen abierto.

Solana, que conoció la historia por lo publicado en este periódico, recabó anteayer de sus colaboradores toda la información al respecto, con el propósito de ocuparse del asunto. El joven universitario había enviado, en la segunda quincena de julio, un informe sobre su situación y la de su compañero al Rey, al vicepresidente del Gobierno y al propio ministro de Educación y Ciencia, sin que este último, por retrasos burocráticos, tuviera constancia del mismo hasta esta semana. El director del gabinete de Felipe González informó días atrás al interesado que el Ministerio de Justicia había solicitado a la Audiencia de Las Palmas toda la documentación y los antecedentes de su causa.

Estupor

La noticia de la sentencia de fecha 21 de septiembre de 1988 que condena a Carmona Rodríguez y a su amigo a cuatro años, dos meses y un día de prisión menor ha provocado un gran estupor en medios académicos y políticos. Los jueces habían aplazado la ejecución de la pena hasta que Carmona Rodríguez finalizara su carrera, lo que ocurrió esta misma semana. Antonio Medina, vicerrector de Alumnado y Servicios Asistenciales de la universidad de La Laguna (Tenerife), donde cursé sus estudios de Filosofía el joven, considera que "no tiene sentido en estos momentos la aplicación de la condena, ya que se trata de un estudiante con un excelente comportamiento. Creo que se merece una oportunidad", declaró. Informes municipales, así como de la citada universidad y de las federaciones de yudo y lucha canaria (modalidad vernácula) avalan que Carmona Rodríguez, monitor de ambos deportes, es hoy una persona completamente rehabilitada. Por su parte, Quintana es un próspero comerciante que, curiosamente, patentó el invento de un aparato antirrobo para vehículos.El presidente del Ejecutivo de Canarias, Lorenzo Olarte, del Centro Democrático y Social, anunció que piensa dirigir un telegrama al Gobierno de la nación "para que interceda con la máxima celeridad ante el Rey en favor del perdón". Olarte Cullen, que había celebrado hace tiempo una entrevista con Carmona para buscar una salida a su problema, criticó las deficiencias de la Administración de justicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de septiembre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50