Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

Escándalo político

La selección de los agentes de la Ertzaintza (policía autonómica vasca) fue objeto de un escándalo político a finales del año 1987, cuando se descubrieron documentos que abonaban la sospecha de una manipulación ¡Interesada por parte del Partido Nacionalista Vasco (PNV) en la admisión de los candidatos.La demanda unánime de la oposición para formar una comisión parlamentaria encargada de investigar los hechos fue bloqueada gracias al pronunciamiento contrario del Partido Socialista de Euskadi (PSEPSOE), aunque dos diputados de esta formación política rompieron en la Cámara autónoma vasca la disciplina de voto.

La admisión de los candidatos, en torno al medio millar en cada promoción, se realiza mediante pruebas físicas eliminatorias y un examen de cultura general.

Cada aspirante al cuerpo es sometido también a una prueba psicotécnica, bajo control de un departamento especializado dependiente de la academia de la policía vasca de Arcaute (Álava).

Los documentos descubiertos en 1987 y las declaraciones de antiguos miembros de Ekintza, un departamento de operaciones encubiertas de la policía vasca sometido a un fuerte control político por la Consejería de Interior del Gobierno vasco, permitieron conocer la existencia de un mecanismo paralelo de criba de los aspirantes a ertzainas.

Las recomendaciones o vetos se apoyaban en la información suministrada por dirigentes y funcionarios del Partido Nacionalista Vasco y por los batzokis (sedes sociales del partido).

Infiltraciones

Dirigentes nacionalistas subrayaron en aquella ocasión la necesidad de extremar las precauciones en la selección de ertzainas precisamente para evitar infiltraciones de elementos próximos a las des ramas de ETA entonces en activo. Las recomendaciones descubiertas, no obstante, reclamaban en tono imperativo el ingreso de los candidatos considerados "fieles" o afiliados al PNV y pedían la exclusión de muchos aspirantes por estar supuestamente relacionados con organizaciones como el PSOE o el Partido Comunista de España.

El contraste de los documentos conocidos en octubre de 1987 y referidos a la cuarta promoción de Arcaute con la lista de admitidos en la academia puso de relieve un elevado grado de seguimiento de las recomendaciones del Partido Nacionalista Vasco en la selección final de los alumnos. Sólo consiguieron ingresar un reducidisimo número de candidatos sin el aval político, mientras la inmensa mayoría de los recomendados por el partido obtuvieron una plaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de septiembre de 1989