Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Por un puñado de dólares

Hablar de la vuelta a los escenarios de los Rolling Stones es hablar inevitablemente de grandes cifras. A estas alturas de su carrera, el grupo no puede prescindir del lujo y el dinero, pero quienes les conocen bien aseguran que tampoco pueden soportarlo.Tal vez para aliviar estas complicadas luchas interiores han decidido embolsarse un millón de dólares cada uno por noche de actuación (más de 120 millones de pesetas por tres horas escasas de trabajo). Lejos quedan los penosos días en que apenas cobraban cinco dólares por concierto, en el comienzo de los años sesenta.

Importante oferta

Hace cuatro meses, Bill Graham, apoderado hasta entonces habitual de los Stones, puesto que organizó las giras de los años 1978, 1981 y 1982 por Europa y Estados Unidos, les hizo una importante oferta para su nueva gira por Norteamérica: 60 millones de dólares (más de 7.300 millones de pesetas) por 50 conciertos en Estados Unidos y Canadá. Su respuesta fue negativa, debido a que tenían una oferta sorpresa aún más jugosa: el promotor canadiense Michael Cohl les prometió 10 millones de dólares (aproximadamente 1.220 millones de pesetas) más que Graham. Mick Jagger y Keith Richard, cerebros musicales y también económicos del grupo, no dudaron ni un momento. Los beneficios que el grupo británico percibirá por su gira superarán los 8.500 millones de pesetas. Por algo dicen que esta reunión de los Rolling Stones no la han fijado los propios miembros del grupo, sino los directores de sus respectivos bancos al ver disminuir peligrosamente sus cuentas.

Más información
Es sólo 'rock and roll'

La nueva gira del grupo tenía que comenzar necesariamente en Estados Unidos. En este país han vendido 23 millones de elepés, han colocado 13 álbumes en el top 10 y han conseguido cinco discos de platino y ocho de oro. Se calcula que casi 3,5 millones de personas van a poder verles en directo durante esta gira sólo en Norteamérica, donde ofrecerán 41 conciertos en 36 ciudades.

A la hora de cerrar esta edición, ya sólo quedan unos pocos cientos de entradas para los recitales de Louisville, Syracuse y Jacksonville. Un éxito total que destaca aún más cuando lo comparamos con los oscuros retornos de otras teóricas grandes estrellas, como los ex Beatles Ringo Star y Paul McCartney, Bob Dylan y grupos como The Jefferson Airplane, Yes y The Who.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS