Los ganaderos urgen negociaciones con la industria láctea

Los productores de leche de vaca de la cornisa pretenden nuevas negociaciones con los responsables de las industrias lácteas para fijar nuevos precios de compra de la leche. Los ganaderos consideran que la subida de cinco pesetas decidida por las industrias a partir del primero de septiembre no es una concesión de las empresas, sino simplemente cumplir el laudo del Ministerio de Agricultura.Los responsables de las industrias lácteas han justificado la subida de las cinco pesetas en el litro de leche como una medida encaminada a paliar los efectos causados por la sequía en la cabaña ganadera y para apoyar las rentas de los ganaderos.

Para el secretario general de la Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores de Cantabria, Francisco Rodríguez, no tiene sentido la versión de las empresas lácteas en relación con este incremento como si se tratase de una medida generosa de los industriales, cuando estaban obligados a pagar esos precios. "El laudo del Ministerio de Agricultura era claro al señalar un precio de 37 pesetas hasta el 31 de agosto y de 42 pesetas a partir de esa fecha". "En consecuencia", señala esta organización, "no se puede decir que los industriales hayan subido el precio cinco pesetas, sino que se limitan a cumplir lo que se había pactado."

Pagar la calidad

Los ganaderos estiman que para subvenciones y ayudas de ese tipo ya está la Administración y que la obligación de los industriales es pagar la leche al precio justo. En este sentido, los ganaderos urgen a las empresas a seguir negociando nuevas cotizaciones en función de la situación del mercado y que no se limiten a operar sobre mínimos como han hecho hasta la fecha, durante los últimos meses.El próximo lunes está prevista una reunión de ganaderos. La posición del sindicato es mantener la postura de las últimas semanas y tratar de lograr que las industrias paguen precios de mercado.

En Cantabria, según informa Jesús Delgado, el nuevo precio supondría un aumento en los ingresos de los ganaderos de 150 millones de pesetas.

En Asturias, el anunciado aumento de precios ha sido recibido también con frialdad entre los ganaderos. Consideran que se trata simplemente de un acuerdo que deberían cumplir. Para hoy están previstas conversaciones entre empresarios y ganaderos. Los productores de leche se lamentan de los fuertes descuentos que realizan las industrias, a razón de unas dos pesetas por litro, argumentando la baja calidad del producto.

Estas acusaciones son rechazadas por los ganaderos asturianos quienes insisten en la negociación de unos precios en el marco regional al margen de las decisiones unilaterales que pueda adoptar la Federación Nacional de Industrias Lácteas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50