Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro registrado volvió a bajar en julio y se sitúa en el 16,7% de la población activa

El paro registrado bajó durante el pasado mes de julio en 57.871 personas respecto al mes anterior, según datos hechos públicos por el Ministerio de Trabajo. El número de desocupados; inscritos en las oficinas del Inem alcanza los 2.4741.896 personas, 301.146 menos que en julio de 1988. Al término del mes pasado, el paro registrado afectaba al 16,78% de la población activa española, alcanzando su nivel más bajo desde 1983. La tendencia a la baja en las cifras de desocupación, sin embargo, se verá afectada por las medidas aprobadas por el Gobierno para enfriar la economía, según el análisis de distintos agentes económicos.

Los datos de julio consolidan, además, una mejora sustancial en el índice de desocupación sobre población activa en España, país que tradicionalmente ha ocupado la tasa más alta de paro de, la Comunidad Europea (CE). Al término del pasado mes de marzo -los últimos datos disponibles en la CE-, el paro registrado en España afectaba al 18,1% de la población activa. El mismo índice alcanzaba en Bélgica. el 10,2%; en la república federal de Alemania el 5,8%; en Francia el 10% en Irlanda el 17,3 %; en Italia el 10,5 %; en Luxemburgo el l,9%; en Holanda 10,1%; Portugal el 5,8% y en Gran Bretaña el 7,2% según los datos de la oficina de estadísticas comunitaria, Eurostat. El número de parados registrado en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo (Inem) alcanzaba al cierre del mes de julio

a 2.474.896 trabajadores -un 2,28% menos que al término de junio- situándose en su nivel más bajo desde agosto de 1983, según informa el propio Ministerio de Trabajo.

El paro masculino afecta a 1.036.075 personas, disminuyendo sobre el mes anterior en 34.727. Entre el colectivo de mujeres, la desocupación alcanzaba al término del mes pasado a 1.438.821; cifra que refleja un recorte de 23.144 respecto a junio pasado.

La diferencia entre los índices de desempleo masculino y femenino es más notable en relación a julio de 1988. Desde entonces, el paro registrado entre los hombres ha bajado en 257.241 personas, mientras que entre las mujeres lo ha hecho en 43.905.

De acuerdo con lo señalado por el Ministerio de Trabajo, el paro desciende en todos los sectores de la actividad económica. El descenso relativo más importante en relación al mes anterior se produce en el sector de la construcción (2,46%) y en la agricultura (2,29%). Por otra parte, en cifras absolutas el descenso mayor se produce en el sector de servicios (16.100 parados menos), seguido de los de industria (8.200 personas), construcción (6.400) y agricultura, con 2.400 desempleados menos.

El paro registrado en el sector de la construcción, uno de los sectores básicos en la tendencia a la baja en las cifras de desempleo, se colocaba al término del mes pasado en su cota más baja desde noviembre de 1978.

"El descenso del desempleo registrado entre los trabajadores que buscan su primer empleo ha sido importantísimo, disminuyendo en 24.631 personas, lo que supone el mayor descenso desde diciembre de 1988", según señala el comunicado emitido ayer por el propio ministerio.

Ignacio Pérez Infante, director general de Empleo, tildaba de "muy satisfactorios" los datos sobre evolución del paro registrado al término del mes de julio que, a su juicio consolidan las expectativas favorables para el empleo vislumbradas durante los últimos años, informa la agencia Efe.

Todas las regiones

Pérez Infante subrayó que los datos de julio son "especialmente buenos" porque reflejan un descenso del desempleo en todas las comunidades autónomas -circunstancia que se ha producido en muy pocas ocasiones- y en todas las ramas de actividad económica. En opinión del director general de Empleo, el excesivo crecimiento de la demanda (o recalentamiento) por el que atraviesa la economía española "no se está trasladando en la misma proporción sobre el Producto Interior Bruto (PIB) sino que gran parte se está reflejando en un aumento indeseado en los precios y las importaciones".

En este sentido, Pérez Infante subrayó que las medidas decretadas para enfriar la economía van encaminadas a reducir estos efectos y que "afectarán lo mínimo posible a la producción y al empleo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de agosto de 1989