Panamá y EE UU despliegan fuerzas cerca del canal

Los incidentes entre militares de Estados Unidos y de Panamá han aumentado en las últimas horas, mientras los ejércitos de ambos países se mantienen en estado de alerta y han desplegado equipos y tropas en áreas próximas al canal de Panamá. Las Fuerzas de Defensa de Panamá han calificado como "una provocación" la movilización el miércoles de tanquetas y carros blindados del Comando Sur para bloquear la entrada del Fuerte Amador e instalaciones de coordinación conjunta en las que el general Manuel Antonio Noriega, hombre fuerte del país, tiene uno de sus despachos.

Ante la movilización, acompañada por el sobrevuelo de dos helicópteros artillados, las Fuerzas de Defensa desplegaron piezas de artillería de 80 y 100 milímetros y prepararon zonas de defensa ante un eventual ataque norteamericano. A tres kilómetros de distancia, alrededor de 20 tanquetas del Comando Sur estaban dispuestas para reforzar un eventual ataque al Fuerte Amador.

Un policía militar de EE UU fue detenido el miércoles cuando transitaba en un vehículo por las cercanías del cuartel central del Ejército. El militar declaró que no sabía dónde estaba. Fue conducido a un cuartel del Fuerte Amador, donde otro compañero que fue a gestionar su libertad también fue detenido, según fuentes del Comando Sur. Inmediatamente, el Comando Sur ordenó interrumpir la entrada al fuerte. "Llegamos a la determinación", dijo un portavoz, "de que sería una medida prudente proporcionar seguridad interna en Fuerte Amador, cumpliendo con las directrices establecidas por el presidente [George Bush] de asegurar la protección de vidas e instalaciones estadounidenses en Panamá".

En represalia, dos policías militares panameños fueron detenidos. Después de tres horas de tensión en la entrada del fuerte, fueron canjeados por los dos norteamericanos y las tanquetas retornaron a sus sitios habituales en las riberas del canal, donde el Comando Sur tiene 11 instalaciones y unos 15.000 hombres.

Comentando el incidente, el portavoz castrense panameño, mayor Edgardo López Grimaldo, indicó que las fuerzas de defensa "no caerán en la trampa".

Un total de 29 panameños, entre ellos nueve militares, fueron detenidos durante casi dos horas el martes en Arraiján, 15 kilómetros al oeste de esta capital. Según el Comando Sur en ese área, 40 marines, con cuatro tanquetas, hacían una operación de reconocimiento en las carreteras adyacentes al Canal. Entre los detenidos figuraba el mayor Manuel Siciro, cuñado del general Noriega y jefe de una zona militar panameña, así como cinco periodistas. Sieiro fue desarmado, al igual que sus otros compañeros de las Fuerzas de Defensa. Sus armas están en poder del Comando Sur.

En las últimas horas se han producido otros incidentes entre militares norteamericanos y panameños, cuando equipos del Comando Sur penetraron en jurisdicción panameña. En estos incidentes los efectivos de ambos bandos mostraron sus armas automáticas y se intercambiaron insultos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50