Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hezbolá niega que haya negociación para un intercambio de rehenes con Israel

La organización shií proiraní Hezbolá (Partido de Dios) negó ayer estar en negociaciones para un eventual intercambio de rehenes con Israel, mientras un periódico iraní afirmó que la siguiente iniciativa para resolver la crisis debe venir de Estados Unidos, después de que el presidente de Irán, Hachemi Rafsanyani, manifestara su disposición a mediar. El enviado especial norteamericano, Marrack Goulding, se entrevistó el viernes con dirigentes de Hezbolá en Beirut y viajó ayer a Damasco para conseguir apoyo a sus negociaciones.

La declaración de Hezbolá, enviada a la sede de una agencia de noticias de Beirut, afirma que Israel ha cometido un grave error con el secuestro, el viernes de la semana pasada, del jeque Adbelkarim Obeid, acción que desencadenó la actual crisis. Este hecho, afirma la nota, "ha puesto fin a todas las posibilidades de intercambio". Hezbolá, a través de sus organizaciones vinculadas como Oprimidos de la Tierra y Justicia Revolucionaria, tiene en su poder a ocho norteamericanos y al menos tres soldados israelíes. Según Hezbolá, Israel debe primero liberar a Obeid y luego iniciar negociaciones para un eventual intercambio. Israel ha propuesto liberar a Obeid junto a dos de sus guardaespaldas y a unos 150 shiíes detenidos en ese país, a cambio de la puesta en libertad de los rehenes occidentales y sus tres hombres retenidos por Hezbolá."Las versiones propaladas por el enemigo acerca del inicio de una negociación con Hezbolá no son más que rumores sin fundamento", dice la nota de Hezbolá. Sin embargo, el enviado especial de Estados Unidos, Marrack Goulding, se entrevistó el viernes con dirigentes de ese grupo proiraní en sus cuarteles de Beirut con el doble fin de obtener el cuerpo del teniente coronel norteamericano Richard Higgins, asesinado al parecer el lunes pasado, y de iniciar el contacto para un eventual intercambio de prisioneros. El obispo de Beirut, Jalil Abi Nader, por su parte, también se entrevistó con el líder espiritual de Hezbolá, el jeque Fadlalá, para entregarle un mensaje del Papa en el que le pide su ayuda para recuperar el cuerpo de Higgins.

Goulding, que debió soportar los efectos de un intenso bombardeo en la noche del viernes en la capital libanesa, se entrevistó también con el Jefe de las milicias cristianas, Michel Aoun, como parte de sus esfuerzos por dar con el cadáver de Higgins. "La naturaleza de este problema requiere paciencia y diplomacia", dijo Goulding, antes de viajar a Damasco para sostener negociaciones con los dirigentes sirios y con el primer ministro del Gobierno musulmán de Líbano, Selim Hoss, quien está en la capital siria. Siria ha mediado en el pasado para la liberación de varios rehenes norteamericanos y tiene buenas relaciones con Irán.

Entretanto, la misión de mediación ofrecida el viernes por el presidente iraní hoyatoleslam Rafsanyani ha tropezado con los primeros problemas. Irán dijo ayer que ha rechazado "por improcedente" una nota enviada por la Casa Blanca en la que se pide al Gobierno iraní que haga todo lo posible por evitar la muerte de más rehenes en Líbano. La carta, enviada a través de Suiza, que representa los intereses de EE UU en Teherán, "no fue aceptada porque Irán no puede hacer nada al respecto", según una nota oficial iraní.

Irán aguarda un gesto

Según el diario The Teherán Times, vinculado al Ministerio de Exteriores iraní, la "pelota ahora está en el campo de Estados Unidos", país que debería hacer un gesto significativo que ayude a la mediación ofrecida por Rafsanyani. El gesto podría ser que Israel libere al jeque Obeid, una vez que ya ha sido interrogado exhaustivamente por el Mosad, la policía secreta israelí, o que se retire la flota de guerra que EE UU ha enviado a las costas del Mediterraneo orlental y al océano índico, preparadas para un ataque si los extremistas shiíes matan a otro rehén.

El primer ministro israelí, en tanto, reiteró ayer la posición de su Gobierno de esperar las proposiciones concretas que pueda hacer Hezbolá en torno a un intercambio de prisioneros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de agosto de 1989

Más información

  • El enviado norteamericano Marrack Goulding viaja de Beirut a Damasco