Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ovación de ópera para Luis Escobar

El actor Luis Escobar recibió anoche una ovación digna de un gran divo de ópera al finalizar el espectáculo-conversación que ofreció en el teatro María Guerrero, en el que hizo un repaso de su vida profesional, en un período fundamental del teatro español. El montaje, dirigido por Carlos Fernández de Castro y ofrecido como homenaje, contó también con el actor Carlos Hipólito, que no sólo sirvió de entrevistador, sino de punto de referencia, dada la popular pérdida de memoria de Escobar.

"Luis Escobar, nacido el 5 de septiembre del año ejem, ejem...". Estas palabras fueron el comienzo de un espectáculo en el que Carlos Hipólito, a modo unas veces de periodista, otras de contertulio, otras de réplica interpretativa y las más de apuntador, fue haciendo junto con Escobar un repaso por la vida profesional de este actor septuagenario, que sobre el escenario bailó, recitó, habló, rió y sobre todo improvisó. Un teatro lleno, aunque no hasta la bandera, despidió en pie con una larga y cerrada ovación a una de las máximas instituciones escénicas españolas desde los años cuarenta.

Lluís Pasqual, hasta ahora director del Centro Dramático Nacional, salió al escenario y en nombre de todo el teatro entregó una silla de esta sala a Luis Escobar, así como una placa, para que le recuerde que a partir de hoy el camerino número 24 de este teatro llevará su nombre.

Escobar, que llegó a emocionarse, comentó después que se encontraba la mar de descansado, "porque nadie sabe el miedo con el que he salido al escenario".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 1989