Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quemar la bandera en EE UU no es anticonstitucional

El Tribunal Supremo de Estados Unidos, en una sentencia histórica que ha levantado ampollas a lo largo y a lo ancho del país, ha decretado que la quema de la bandera nacional en manifestaciones pacíficas no constituye un delito, sino que es un acto protegido por la primera enmienda de la Constitución, que establece el derecho a la libertad de expresión. La sentencia, que fue inmediatamente atacada por todas las asociaciones patrióticas y de ex combatientes, constituye un ejemplo de la independencia de criterio de los magistrados del alto tribunal y la mejor demostración del prestigio que goza la institución aquí.

El resultado de la votación fue de cinco votos a favor de la despenalización del acto y cuatro en contra. Dos de los jueces más conservadores nombrados durante el mandato de Ronald Reagan -Antonin Scalia y Anthony Kennedy-, se unieron a los tres magistrados liberales que proclamaron que la primera enmienda de la Constitución norteamericana protege sin matices la libertad de expresión en todas sus formas, siempre que ésta se manifieste de forma pacífica.En su explicación de voto de la mayoría, el justice William J. Brenan manifestó que "el castigo de los que profanan la bandera no constituye una santificación de la misma, ya que al castigarlos diluimos la libertad de lo que este querido emblema representa". "El Gobierno no puede prohibir la expresión [de una opinión] simplemente porque no está de acuerdo con el mensaje", añadió Brenan en su explicación escrita. Por su parte, el conservador Kennedy casi recurrió al viejo aforismo del Derecho romano dura lex sed lex para explicar su voto a favor de la decisión. "Mucha gente", dijo, "incluso aquellos que han tenido el honor singular de llevar la bandera en el combate se mostrarán consternados con nuestra decisión". "Pero hay veces que es necesario tomar decisiones que no nos gustan. Es irónico y a la vez fundamental que la bandera debe también proteger a aquellos que no la acatan", añadió.

Por su parte, en su explicación de voto de la minoría el presidente del Tribunal Supremo, el chief justice William Rehnquist declaró que "durante más de 200 años de historia la bandera se había convertido en el símbolo visible que personifica a América". "No puedo estar de acuerdo en que la primera enmienda invalida la ley federal y las leyes de los 48 Estados que consideran un delito la quema de la bandera nacional", dijo.

Reacciones

De los 50 Estados de la Unión, sólo Wyoming y Alaska no consideran delito la quema de banderas. De acuerdo con la sentencia del Supremo ningún Estado podrá procesar a nadie a partir de ahora por la profanación de las "barras y estrellas" (la bandera norteamericana).La reacción a la polémica sentencia del Supremo no se hizo esperar. Poco después de conocida la decisión del tribunal, Robert Spanogle, portavoz de la Legión Americana, declaró: "Mi primera reacción y la de las asociaciones que representamos es de rabia". "Hoy es un día triste para los Estados Unidos de América", dijo. "No puedo por menos que pensar en los marines que levantaron la bandera en Ivo-Jima mientras sus compañeros morían a sus pies para que pudiéramos seguir gozando de nuestras libertades.

En el punto opuesto, Arthur Kropp, presidente de una asociación cívica, manifestó que la decisión del Supremo constituía "una victoria para la libertad de expresión". "Sentimientos aparte, los que queman la bandera están ejercitando un derecho por el que la generación de nuestros fundadores hizo un revolución".

Desde el punto de vista estrictamente jurídico el Supremo se pronunció sobre una sentencia de un tribunal de apelación de Tejas que había revocado una sentencia de un tribunal inferior en la que se condenaba a Gregory Lee Johnson a un año de cárcel y a 2.000 dólares de multa por haber quemado una bandera durante el curso de una manifestación antinuclear en 1984. Johnson había arrancado una bandera de un mástil y la había prendido fuego después de rociarla con queroseno mientras un grupo de manifestantes gritaba: "América, roja, blanca y azul (los colores nacionales), te escupirnos". El alto tribunal ha juzgado correcta en su sentencia del miércoles la decisión del tribunal de apelaciones de Tejas.

La explicación de voto por parte de varios magistrados del tribunal fue en sí misma una demostración de los sentimientos individuales de los guardianes de la Constitución americana. El presidente Rehnquist, que votó en contra de la de spenaliz ación, recitó en su intervención las estrofas del himno nacional, el poema de Emerson Concord hymn sobre la guerra de la independencia americana y las composiciones de John Whittier sobre la guerra civil.

Por su parte, el magistrado Stevens, que ganó la Estrella de Bronce por su actuación heroica en la Marina durante la II Guerra Mundial, escribió que "si las ideas por las que los héroes de la playa de Omaha lucharon son verdaderamente válidas, y nuestra historia demuestra que lo son, no puede ser verdad que la bandera que simboliza esas ideas no sea merecedora de protección frente a una profanación innecesaria". La única mujer miembro del alto tribunal, la magistrada Sandra Day O'Connor, votó en contra de la despenalización de la quema de banderas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de junio de 1989

Más información

  • El Supremo afirma que el Gobierno no puede prohibir la expresión de opiniones porque no esté de acuerdo con ellas