Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Kooning, enfermo, produce sus mejores obras

Su hija pretende que declaren incapaz al pintor

Cada día, Willem de Kooning es ayudado a levantarse de la cama por sus enfermeras. Lo visten, lo afeitan, le preparan el desayuno. Él casi no habla, y cuando lo hace las enfermeras o visitantes que vienen a verlo tienen dificultades para entender lo que quiere decir. La hija de uno de los mejores artistas vivos ha iniciado un proceso para que le declaren incapacitado mentalmente para administrar una fortuna de 150 millones de dólares.

De Kooning, con 85 años, debe recibir ayuda para casi todas las actividades de la vida cotidiana. Según sus amigos el artista ya no los reconoce cuando llegan a tomar un café con él en su amplio estudio de Pine Barrens, en Nueva York.Ahora, su hija ha empezado un proceso en la Corte Suprema de Nueva York por el que se propone alegar la incapacidad mental de su padre para administrar cerca de 150 millones de dólares (unos 17.000 millones de pesetas), suma en la que se valoran sus pinturas.

Milagrosamente, sin embargo, sus amigos dicen que la enfermedad que sufre De Kooning, el mal de Alzheimer, no ha afectado su arte. "Está pintando las mejores obras de su vida", dice Ibram Lassaw, un escultor amigo de De Kooning durante más de cincuenta años. "Ha perdido la memoria, a veces estrecha mi mano pero no creo que me reconozca. No obstante, su trabajo es maravilloso", añade Lassaw. "Estuve en su estudio hace unas semanas y sus pinturas eran extraordinarias. Es como si la tela fuera parte de su anatomía, como una pierna o un brazo. Es un verdadero milagro".

Milagro o no, Lisa de Kooning, de 33 años, está pidiendo a la corte que declare a su padre mentalmente incompetente para poder administrar sus propiedades. Ella y el abogado de su padre, John Eastman, pretenden ser nombrados conservadores del patrimonio de De Kooning, lo que incluye aproximadamente 300 pinturas que el artista conserva en una cámara acondicionada.

Según los documentos de la corte y un informe aportado por el ahogado del Estado, Pierre Lundberg, un especialista en arte considera que el trabajo actual de Kooning, es el mejor de su vida.

En una visita que Lundberg hizo al estudio de De Kooning el pasado 2 de marzo, el abogado escribió que vio al artista iba y venía por su estudio-residencia, con apariencia afable. "Cuando traté de hacerle preguntas me respondió con sonidos ininteligibles", dice. "Quise hacerle preguntas concretas, como su recuerdo del premio que recibió de manos del Presidente. Su hija trató de ayudarlo a recordar mencionándole al presidente Johnson, pero no recibimos respuesta inteligible".

Lundberg consultó al especialista en arte Arnold Glimcher, quien manifestó que "el trabajo que realiza actualmente el artista está entre lo mejor que ha realizado de Kooning en su vida", y añadió que "parece que existiera una parte en el cerebro que es la que controla o hace a un artista".

El neurólogo Frederick Morati examinó a de Kooning y afirmó que "el paciente sufre el mal de Alzheimer, y no es capaz de valerse por sí mismo ni de llevar el control de sus asuntos económicos".

El mal de Alzheimer es un proceso degenerativo causado por la pérdida de células del córtex cerebral. La pérdida de la memoria es uno de sus principales síntomas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de mayo de 1989