Moscú presionará a Baker para negociar sobre misiles

El Kremlin va a aprovechar la visita que inicia hoy el secretario de Estado norteamericano, James Baker, a Moscú para ejercer nuevas presiones con vistas a una negociación anticipada de los misiles de corto alcance en Europa. Así lo afirmaron medios diplomáticos occidentales, para los cuales el Kremlin podría ofrecer un recorte unilateral de sus arsenales de misiles de corto alcance con el fin de profundizar más en el dilema -negociación o modernización- que enfrenta en el seno de la OTAN a la RFA con EE UU y el Reino Unido

De producirse esta iniciativa, Moscú quitaría un argumento en contra de la negociación a los partidarios de la modernización como un método para neutralizar la ventaja de la URSS en este campo. Con su primer viaje a Moscú, el secretario de Estado norteamericano reemprende el proceso de contactos a alto nivel entre las dos superpotencias, prácticamente congelado desde la llegada de George Bush a la presidencia norteamericana, si se exceptúa la toma de contacto inicial entre Baker y Shevardnadze en Viena. Baker se entrevista mañana, jueves, por la mañana con Gorbachov.La pausa de toma de posesión en Washington ha provocado zozobra en medios políticos soviéticos que han expresado su temor a que las demoras supusieran concesiones a sectores militaristas norteamericanos o replanteamiento del proceso negociador iniciado durante el mandato de Reagan. En privado, estos medios han señalado que la pérdida de dinamica del proceso de negociación sobre armamento priva a la dirección civil soviética de argumentos frente a las resistencias militares a los recortes de personal, presupuesto y efectivos iniciados por la URSS. Moscú no quiere sólo "conservar, sino también desarrollar todo lo positivo que se acumuló en las relaciones soviético-norteamericanas durante los tres o cuatro últimos años", dijo Shevardnadze en una entrevista con el semanario Time (ver EL PAIS del martes 9 de mayo).

Portavoces norteamericanos han dicho en Washington que Baker propondrá una fecha para reanudar las conversaciones sobre armas estratégicas (SALT) de Ginebra.

Soluciones multilaterales

En el capítulo de relaciones bilaterales, medios diplomáticos en Moscú creen que la URSS insistirá en soluciones multilaterales para el conflicto de Afganistán y de Oriente Próximo y que EE UU hará hincapié en Centroamerica. Moscú está especialmente irritado por la actitud norteamericana en Afganistán, que insiste en apoyar a laresistencia muyahidin, respaldada por el vecino Pakistán. Washington no ha ejercido presión para que Pakistán cumpla su parte de los acuerdos de Ginebra en espera de que consolide su situación la primera ministra Benazir Bhutto, señalan las fuentes. Existe, añaden, una vinculación implícita entre el conflicto de Afganistán y la situación en Nicaragua, así la URSS enfriaría su relación con Managua, si EE UU hace lo propio con los muyahidin.

En el terreno de los derechos humanos, la reforma institucional ha sustituido a las listas de casos concretos en las concepciones norteamericanas. No obstante, medios diplomáticos occidentales señalan que Washington planteará su preocupación por las prolongadas detenciones de los activistas armenios, miembros del comité de Nagorno Karabaj, la violencia utilizada en Tiflis y la detención de un militante de Unión Democrática en Novosibirsk.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de mayo de 1989.

Lo más visto en...

Top 50