Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía británica aconseja la retirada de los "potitos" de los autoservicios

La policía británica aconsejó ayer a los establecimientos alimenticios que retiren de las estanterías de autoservicio los tarros de comidas infantiles, después de haberse encontrado e algunos de ellos objetos peligrosos, como cristales, alfileres y trozos de cuchillas. Dichos alimentos deberán venderse sólo en el mostrador.Por otra parte, la compañía Heinz, fabricante de una marca de "potitos" en la que se detectaron dichos objetos, ha decidido destruir todos sus stocks de comidas para bebés y lanzar a mercado un nuevo envase dotado de un sistema de seguridad. Todos los tarros serán reemplazados en breve, según un port voz de la compañía, quien no precisó el número de envase afectados por esta medida.

Hasta ahora se han detectado cerca de 250 casos de contaminación deliberada de los envase de comida para bebés. Cinco niños fueron hospitalizados después de haber ingerido tales alimentos, pero ninguno ha sufrido daños de gravedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de abril de 1989