Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

América Latina vota

Los ciudadanos de 12 países acudirán a las urnas en los próximos 12 meses

Las elecciones en Paraguay inician un período electoral casi sin precedentes en la historia de América Latina: en los próximos 12 meses, 12 países acudirán a las urnas para elegir nuevos presidentes. Las elecciones, en medio de la crisis económica que asola a casi todo el continente, pueden dar un vuelco en la conducción de los países, modificar radicalmente la composición personal de organismos como el llamado Grupo de los Ocho, iniciar transiciones democráticas después de dictaduras, como en Chile y Paraguay, y decidir la suerte definitiva de Nicaragua y Panamá. Esta información, elaborada por José Comas, recoge las distintas citas con las urnas del continente latinoamericano.

Paraguay

Paraguay celebra el 1 de mayo lo que puede considerarse como las primeras elecciones libres de su historia. No cabe duda de que el general Andrés Rodríguez, con la popularidad de haber derribado al dictador Alfredo Stroessner y apoyado en el aparato del Partido Colorado, ganará las elecciones en Paraguay. El único contrincante que puede conseguir una votación estimable es Domingo Laíno, del Partido Líberal Radical Auténtico (PLRA). Pese a las imperfecciones del sistema electoral y de las secuelas de la dictadura de Stroessner, Paraguay vive una etapa de vigencia de las libertades democráticas.

Panamá

El 7 de mayo se celebrarán elecciones presidenciales en Panamá. Existen serias dudas sobre la limpieza del proceso electoral, con un régimen dominado por las fuerzas armadas, al mando del general Manuel Noriega. Ya en las últimas elecciones presidenciales, en 1984, Ardite Barletta resultó elegido gracias a la manipulación de los resultados, lo que le valió el mote popular de Fraudito. Desde entonces se sucedieron presidentes según la voluntad de Noriega, el hombre fuerte de Panamá.Compiten por la presidencia en la cita del 7 de mayo Carlos Duque, apoyado por el frente oficialista Coalición de Liberación Nacional (COLINA), contra Guillermo Endara, de la Alianza Democrática de Oposición Civilista (Adoc), que agrupa a las fuerzas anti Noriega. El problema de la limpieza electoral será decisivo en las elecciones panameñas.

Bolivia

El mismo domingo 7 de mayo se celebran en Bolivia unas presidenciales que sólo serán una primera selección. Es casi imposible que alguno de los candidatos consiga el 50% de votos para ser proclamado presidente. Será el Parlamento, formado por las dos cámaras de diputados y senadores, quien escoja, entre julio y agosto, al futuro presidente de Bolivia. A esta elección del Parlamento concurrirán los tres candidatos que el 7 de mayo obtengan las mejores votaciones.Los tres candidatos que, con casi seguridad, pasarán a someterse a la votacion en el Parlamento son el ex dictador Hugo Banzer, de la derechista Acción Democrática Nacionalista (ADN); el socialdemócrata y ex vicepresidente Jaime Paz Zamora, del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), y Gonzalo Sánchez de Lozada, del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), cerebro de la política económica del actual Gobierno.

Argentina

El 14 de mayo casi 20 millones de argentinos deben elegir presidente. Los dos candidatos con posibilidades son el peronista Carlos Menem, gobernador de La Rioja, y el radical Eduardo Angeloz, gobernador de Córdoba. No se elige presidente de forma directa, sino los 600 miembros de un colegio electoral, en el que el futuro presidente deberá contar por lo menos con 301 electores. Si Menem no consigue 301 electores, las cosas se complican mucho. Teórica y legalmente, en el colegio electoral podría llegarse a una coalición entre los electores del radical Angeloz y del tercero en discordia, el derechista Álvaro Alsogaray.Esta alianza que daría la presidencia a Angeloz, carece de antecedentes en elecciones presidenciales argentinas y podría considerarse como una manipulación de la voluntad popular. Algún político aliado de Menem ha lanzado ya la amenaza de que si no se reconoce el triunfo de la primera minoría que salga el 14 de mayo de las urnas, podría producirse una pueblada, es decir, una ocupación de las calles por los partidarios de Menem. Militantes de ultraderecha han advertido también en este sentido. Si ninguno de los candidatos obtiene 301 votos en el colegio electoral, la decisión pasa a la Asamblea Nacional, formada por diputados y senadores, para elegir presidente. Este procedimiento puede llevar a Argentina a varios meses de crisis, en medio de una situación económica que ya ahora bordea el caos.

Brasil

Para el 15 de noviembre está prevista la primera vuelta de las elecciones brasileñas, las primeras presidenciales directas desde hace 28 años en este gigantesco país con dimensiones de continente. La crisis económica atenaza a Brasil desde el final de la dictadura, con la deuda externa más alta de América Latina y una inflación que ronda el 1.000%. Las elecciones municipales del pasado noviembre mostraron el repudio del electorado al gubernamental Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y un crecimiento de los partidos de izquierda, el Partido Democrático Trabalhista (PDT), del populista Leonel Brizona, y el Partido de los Trabajadores (PT), que presidente Luis Ignacio Lula de Silva. Brizona y Lula figuran actualmente entre los aspirantes a presidentes con mejores porcentajes en los sondeos de opinión pública.El 30 de abril se definirá la candidatura presidencial del PMDB. El gobernador de Sáo Paulo, Orestes Quercia, y el recientemente dimitido presidente del PMDB y artífice de la nueva Constitución brasileña, el veterano Ulises Guimaráes, cuentan con mayores posibilidades de representar al centro político en las presidenciales. El senador Mario Covas, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), escindido del PMDB, será otro candidato centrista.

También en el centro del espectro político ha surgido con fuerza la figura del gobernador Fernando Collor de Mello, que ha fundado el Partido de Renovación Nacional (PRN). La nueva Constitución brasileña prevé una segunda vuelta si ningún candidato obtiene más del 50% de votos en la primera. El panorama electoral brasileño se presenta todavía muy confuso, aunque las encuestas dan por ahora preferencia a los candidatos de izquierda Brizola y Lula.

Uruguay

Después de resolver el referéndum sobre la amnistía a militares y policías por los crímenes cometidos durante la dictadura, Uruguay se prepara para las elecciones presidenciales del 26 de noviembre. A lo largo de la historia uruguaya, sólo en dos ocasiones, en 1958 y 1962, el Partido Nacional (blanco) consiguió arrebatar el triunfo al Partido Colorado. Nada parece indicar que este año vaya a cambiar esta tendencia. Por eso la votación interna de los colorados equivale casi a una decisión sobre el futuro presidente de Uruguay.La llamada ley de lemas vigente en Uruguay significa un complicado sistema para elegir presidente. Se pueden presentar a la elección presidencial varios candidatos de un mismo partido, bajo un mismo lema, y se suman los votos de todos ellos. El presidente sale del partido que suma más votos con sus diferentes candidatos. Resulta elegido el candidato más votado de los que se presentaron bajo el lema ganador.

Por la condición de favorito del Partido Colorado, tiene una importancia decisiva la elección interna dentro de la corriente batllista, que se celebrará en Uruguay el próximo 28 de mayo. Los dos precandidatos son el actual vicepresidente Enrique Tarigo, a quien apoya el presidente Julio Sanguinetti, y el senador Jorge Batlle, quien, al parecer, cuenta con más posibilidades.

El Partido Nacional (blanco) tiene el problema de la falta de un líder, tras la muerte de Wilson Ferreira Aldunate. ,A la izquierda del espectro político uruguayo, el Frente Amplio ha sufrido la escisión de la Democracia Cristiana y de Lista 99, Partido por el Gobierno del Pueblo, que representaban a la mitad de su caudal electoral.

Chile

Chile celebrará su primera elección abierta tras la dictadura el próximo 14 de diciembre. De momento se perfilan sólo dos candidatos, lo que haría innecesaria una segunda vuelta. La derecha y partidarios del régimen de Pinochet apoyan la candidatura del recientemente dimitido ministro de Hacienda, Hernán Büchi. La oposición parece de acuerdo en presentar como candidato único al democristiano Patricio Aylwin, al que favorecen las encuestas. En Chile permanece abierto el problema del destino definitivo de Pinochet y su Constitución, que, si continúa vigente, convertiría al país en una democracia vigilada

Perú

Las primeras vueltas de las elecciones peruanas se han adelantado al 11 de marzo de 1990. El capital político de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) parece despilfarrado por el presidente Alan García. Perú está en la ruina y el hambre mata niños en las afueras de Lima. El candidato aprista, probablemente el ex primer ministro Alva Castro, no tiene la menor posibilidad. Los últimos sondeos conceden posibilidades al novelsita Mario Vargas Llosa, como candidato de la coalición de derecha. La escisión de Izquierda Unida (IU), al distanciarse Alfonso Barrantes de los sectores más radicales, puede disminuir las posibilidades de éste.

Centroamérica

Centroamérica celebrará también comicios en los próximos meses. Tras el cambio en El Salvador, con el triunfo del candidato ultraderechista de Arena, habrá elecciones en los otros cuatro países, Guatemala, Honduras, Costa Rica y Nicaragua, donde se decide si el país sigue bajo el régimen sandinista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 1989