Primera visita a Angola de una delegación oficial surafricana

Representantes de Suráfrica, Angola y Cuba analizan en Luanda las quejas del Gobierno angoleño por supuestas violaciones de los acuerdos de Nueva York. Es la primera vez que una delegación oficial de Suráfrica visita la capital angoleña desde la independencia, en 1975, de la ex colonia portuguesa, y la importancia del acontecimiento es realzada por la presencia de observadores estadounidenses y soviéticos, que serían, según fuentes diplomáticas, el subsecretario de Estado para Asuntos Africanos y principal artífice de los acuerdos de paz, Chester Crocker, y un enviado especial del Krenilin, VIadislav Ustinov.La penetración de fuerzas surafricanas en territorio angoleño, el pasado 8 de febrero, para ayudar a las fuerzas guerrilleras de la Unidad Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA) atacadas por tropas gubernamentales, denunciada oficialmente por Luanda y negada por Pretoria, ha sido interpretada como uno de los muchos incidentes que suelen acompañar a los procesos de alto el fuego, fuera del contexto de creciente desconfianza hacia las verdaderas intenciones de Suráfrica que se manifiesta en medios inicialmente favorables a la solución nejociada de los conflictos del Africa austral.

El primer ministro portugués, Aníbal Cavaco Silva, admite, por ejemplo, en relación al acuerdo entre Portugal, Mozambique y Suráfrica, firmado hace un año para recuperar la central hidroeléctrica de Cahora Bassa, que Pretoria no ha dado pasos positivos respecto a los compromisos asumidos y que se puede hablar incluso de marcha atrás, con la intensificación de las acciones de sabotaje y terrorismo atribuidas a la Resistencia Nacional de Mozambique (Renamo).

Respecto a la independencia de Namibia, el que Suráfrica esté entrenando nuevos efectivos de las llamadas Fuerzas de Seguridad del Sureste Africano, a escasas semanas del plazo previsto para el arranque del proceso que debe conducir, antes del final de 1989, a la realización de elecciones y a la independencia del territorio, suscita reacciones tanto en el exterior como en el interior de Suráfrica.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS