La CE buscará una estrategia conjunta con Estados Unidos sobre Oriente Próximo

La llamada troika comunitaria, integrada por España, Francia y Grecia, intentará entrevistarse con el nuevo secretario de Estado norteamericano, James Baker, el mes próximo en Viena, para discutir con él sobre los pasos a dar en Oriente Próximo con el objeto de llegar a una estrategia conjunta que conduzca a un plan de paz. Ésta fue la conclusión más sobresaliente de Consejo de Ministros de la Comunidad Europea (CE) dedicado a cooperación política, que por primera vez se celebró en Madrid.

Más información

La ausencia de un comunicado sobre Oriente Próximo, cu stión en la cual la delegacion británica pidió "meditar con calma" las decisiones a tornar, y una polémica sobre el alcance de los contactos con los países del Este, fueron las notas destacadas de una reunión que contó con las significativas ausencias, de los representantes alemán occidental e italiano, Hans Dietrich Genscher y Giulio Andreotti, respectivamente.Genscher -retenido en Bonn por problemas internos-; Andreotti -aquejado, al parecer, de una fuerte jaqueca-; el griego Papopulias -que debió abandonar el encuentro nada más comenzar, por tener que regresar a Atenas para recibir a Baker-; y el francés Roland Dumas -que regresó a París antes de concluir el Consejo- faltaron en la foto de familia del final del encuentro. Se deslucía así un tanto un acontecimiento presentado por la diplomacia española como el más importante desde que nuestro país asumió la presidencia de la CE. Estas ausencias muestran hasta cierto punto cuál fue la tónica de la reunión, de la que apenas surgieron tres declaraciones formales de los doce, sobre Afganistán, Polonia y el código de conducta en Suráfrica.

Optimismo español

Así, Fernández Ordóñez fue el único miembro de la troika comunitaria que compareció ante los informadores en la conferencia de prensa con que se dio por terrninada la reunión, que se continuará la semana próxima con el Consejo de Asuntos Generales de Bruselas. El ministro español, que se mostró muy optimista sobre los resultados de este encuentro, dijo que, con la gira emprendida por la troika en Oriente Próximo, la CEE "ha recuperado un perfil político elevado"; aunque a continuación reconoció la necesidad de evacuar consultas con las superpotencias, con Baker, que hoy realiza una meteórica visita a Madrid, como parte de una no menos meteórica gira por las capitales aliadas, apenas habrá tiempo para discutir sobre Oriente Próximo.

Por lo que respecta a la URSS, el ministro soviético de Exteriores, Edvard Shevardnadze, ha decidido emprender una gira por su cuenta por varios países de la zona, entre los que se incluyen todos los visitados por la troika. El escaso tiempo dedicado por Baker a cada aliado hace que los doce hayan considerado necesario solicitar el secretario de Estado de EE UU un encuentro específico; con Shevardnadze, Fernández Ordóñez se verá en solitario en marzo, en Moscú.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El tema de Oriente Próximo ocupó, contra lo anunciado hace algunas semanas, muy poco espacio en la reunión del Consejo de Cooperación Política, en el que los contactos Este-Oeste (tema en el que también el Reino Unido pidió moderar los entusiasmos"), la prohibición de las armas químicas (cuestión suscitada por la RFA), Afganistán, África Austral y Latinoamérica, tuvieron también protagonismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de febrero de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50