Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caridi reivindica "la guerra contra la subversión"

El jefe del Estado Mayor del Ejército argentino, teniente general Dante Caridi, que cesa en su cargo el lunes 26 de diciembre, reivindicó en su último discurso público "la guerra contra la subversión" y expresó el deseo de que "se cierren de una vez y para siempre" las "heridas y cicatrices muy profundas". El dirigente político derechista Álvaro Alsogaray, candidato presidencial de la Unión de Centro Democrático, propone un debate nacional sobre la guerra antisubversiva como vía para lograr la solución del problema militar.

La ocasión para la despedida de Caridi del Ejército no pudo ser más propicia para lanzar una reflexión sobre los temas que todavía están abiertos, en la discusión sobre el problema militar: envió un mensaje al Ejército con ocasión del 13º aniversario del asalto al Batallón de Arsenales de Monte Chingolo. En aquella ocasión, elementos del trotskista Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) atacaron el batallón situado al sur de Buenos Aires para tratar de apoderarse de 5.000 fusiles automáticos.La operación se considera como "el inicio del ocaso de la .guerrilla argentina". Caridi legitimó la actuación del Ejército. "Aquí se enfrentó", dijo, "con las armas legales y bajo las órdenes del poder constitucional a un enemigo subversivo e insidioso cuyos fines ostensibles eran usurpar el poder para cambiar nuestro estilo de vida y el orden institucional establecido". Y añadió que aquel combate "se inscribe en la larga y dolorosa cronología de una guerra que quienes visten el uniforme de la patria tuvieron que aceptar y ganar para asegurar la integridad social y restituir la paz a la República amenazada". Concluyó Caridi con una propuesta de reconciliación, cuando dijo que "la guerra contra la subversión nos ha dejado heridas, cicatrices muy profundas, pero éstas deben cerrarse de una vez y para siempre merced a un reencuentro franco y sincero entre todos los argentinos movidos por un espíritu de grandeza".

El político derechista Alsogaray, Ingeniero y ex capitán del Ejército, puede tener asignado un papel fundamental en la decisión sobre el futuro presidente de Argentina. Su partido parece llamado a desempeñar el papel de bisagra en la decisión sobre el futuro presidente argentino. Según las últimas encuestas, anteriores a la reciente asonada militar, el candidato peronista, Carlos Menem, sigue por delante, pero pierde fuerza. La distancia sobre el radical Eduardo Angeloz disminuye y crece la fuerza de Alsogaray.

En una intervención por televisión, Alsogaray aseguró: "Mientras no se conteste a la pregunta acerca de si la sociedad civil considera que las fuerzas armadas han actuado durante la guerra antisubversiva como asesinas y genocidas al servicio del terrorismo de Estado o lo han hecho como combatientes para terminar con la subversión no habrá paz en las instituciones militares, y éstas resultarán cada vez menos aptas para el cumplimiento de su función constitucional de defender la nación y la Constitución".

Alsogaray propuso un debate sobre tres puntos: "Establecer definitivamente que se libró en el país una guerra subversiva, desatada por terroristas y guerrilleros de diversa filiación y que las fuerzas armadas participaron en ella por mandato de los presidentes constitucionales , Italo Argentino Lúder y María Estela Martínez de Perón"; "establecer si la lucha contra la subversión debe ser calificada como terrorismo de Estado" y "aclarar la disyuntiva ya planteada de si los jefes y oficiales que lucharon en la guerra antisubversiva fueron asesinos y genocidas al servicio del terrorismo de Estado o si fueron combatiente que derrotaron a los extremistas de derecha e izquierda que desencadenaron esa guerra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de diciembre de 1988

Más información

  • El dirigente centrista argentino Alsogaray propone un debate nacional para resolver el problema militar