Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL espíritu crítico de Rubén Darío, defendido en un congreso sobre su obra

Se celebra el centenario de 'Azul', obra cumbre del modernismo

La persistencia de un espíritu abiertamente crítico bajo el exotismo y la "vaga música de cisnes y libélulas" en la poesía de Rubén Darío fue una de las tesis más llamativas defendidas por algunos de los especialistas participantes en el congreso internacional sobre el modernismo, clausurado el pasado fin de semana en Granada. Alrededor de 80 trabajos, entre ponencias y conferencias, desbrozaron los distintos aspectos de la obra de Darío y el nuevo movimiento literario, coincidiendo con el centenario de la publicación en Valparaíso de Azul, el libro emblemático del modernismo.

La hispanista norteamericana Lily Litvak aseguró que si bien los temas exóticos del modernismo representan "escapismo, esteticismo, mitos negadores de la realidad cotidiana", en tal escape "hay un rechazo y una crítica implícita a la sociedad contemporánea". "El exotismo", continuó, "tuvo su impacto en todas las áreas del pensamiento finisecular: en la literatura, las artes, la arquitectura y la moda de aquella época".Según la tesis de Litvak, en el análisis del movimiento los motivos exóticos "no deben ser descartados como baratijas, clichés o simples modas". Pero si se profundiza en ellos "se ve que responden a causas y efectos, y que al funcionar como vehículo de una sensibilidad nos ayudan a determinar las premisas esenciales del modernismo".

En un sentido semejante se expresó otro de los grandes estudiosos del movimiento, el profesor de la universidad de Illinois Ivan Schulman: "En los retratos infieles de la obra de Darío predomina el de la imagen de un esteta alejado de los acontecimientos de su tiempo, apolítico y desarraigado de la cultura americana".

Sin embargo, Schulman contabiliza dos modernidades, la burguesa y estética, y por tanto "dos registros en los códigos rubenianos". En su conferencia estudió los dos discursos de Azul.

De un lado se encuentra el léxico poblado de "princesas y hadas" y de otro "el de los desharrapados, miserables, tristes y alienados, rodeados de lujo, atrapados por una cultura mercantil y rodeados de los objetos pastiches de las fábricas".

Este deslinde de registros, según Schulman, revela la existencia de un código "en que el mercantilismo, las ensoñaciones estéticas y los exóticos desplazamientos geográficos construyen la dimensión referencial de un libro equivocadamente tildado de escapista y arte puro". Para Schulman las figuras asociadas a los espacios de la cultura grecolatina o versallesca "pertenecen a un proceso de apoderación de un mundo captado con visión crítica".

La conferencia de clausura corrió a cargo del hispanista Richard Cardwel, quien tras reconocer la calidad poética de Rubén Darío quitó importancia a su papel como líder del modernismo español, mérito que otorgó a una serie de poetas andaluces anteriores, como Manuel Reina y Antonio Sánchez Rodríguez.

También fue esperada la ponencia de José Olivio Jiménez, quien contrapuso las obras de José Martí y la de Rubén Darío para establecer "la intuición modernista de la armonía universal".

Trasfondos

José Olivio ahondó en los trasfondos espirituales del modernismo que presuponía la idea de armonía universal "tal como la asumieron los románticos genuinos". El equipo organizador de las jornadas, profesores de la universidad de Granada, destacó el hecho de que junto a especialistas en el modernismo también presentaran ponencias "de alto nivel" varios estudiantes.En el apretado programa de comunicaciones destaca la presentada por Julia Rodríguez Puértolas, que analizó el modernismo a partir de las condiciones económicas impuestas por el capitalismo en América. También participaron Blas Matamoros, Aurora de Albornoz y Jesús Rubio, entre otros.

El poeta nicaragüense Rubén Darío (1867-1916) publicó Azul, considerada obra fundadora del modernismo, en Santiago de Chile en 1888, un libro que le hizo famoso en toda América y España gracias a los artículos que le dedicó Juan Valera. Entre sus principales obras figuran también Prosas profanas y cantos de vida y esperanza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de diciembre de 1988