Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último baile del café Giardino

El FBI culmina una vasta operación contra la Mafia en EE UU e Italia

Eran las dos de la madrugada del jueves (ocho de la mañana, hora peninsular española) y un nuevo cantante italiano acababa de concluir su actuación en el cafe Giardino, en el Brooklyn neoyorquino. Los clientes del club, un centenar, aplaudieron, y comenzaban a retirarse cuando un hombre se acercó al micrófono. Parecía que para anunciar otro número. Pero era un agente del FBI que, con gran profesionalidad, dijo secamente: "Muchos de ustedes acaban de tener su último baile. Están detenidos".

Muchos pensaron que era un número cómico. Pero se trataba del principio del fin de una operación internacional encubierta contra la Mafia de la droga, llevada con sigilo durante tres años por Estados Unidos e Italia, y que concluyó el jueves con decenas de detenciones en siete ciudades norteamericanas y en tres italianas.Y, de paso, con el anuncio por el FBI de que la investigación sirvió también para encontrar una conexión española en el tráfico masivo de cocaína y heroína entre Latinoamérica, Estados Unides e Italia.

Laboratorios en España

"Encontramos pruebas, durante estos tres últimos años, de que: se estaba enviando cocaína desde Suramérica a un laboratorio a 480 kilómetros al norte de Madrid. Dimos esta información en su día a la policía española que realizó varias detenciones", dijo ayer a El, PAÍS un portavoz del FBI.Probablemente, se trata de dos laboratorios, uno hallado en el País Vasco, hace unos meses, y otro en Vigo, hace un año y medio. La cocaína se procesaba en España y luego era enviada a Italia donde se intercambiaba por heroína y, más tarde, volvía a Estados Unidos como supuesto vino siciliano, o en la ropa interior de mujeres correo.

"ReaImente parecía vino", se diluía en botellas de la marca Corvo, explicó ayer James Fox, director adjunto del FBI en Nueva. York.

Otro sistema empleado por los traficantes eran mujeres, amas de casa, que resultaban fuera de toda sospecha, a las cuales pagaban 20.000 dólares por su viaje a Estados Unidos, para llevar escondida la droga en sus; ropas, que previamente rociaban con abundante perfume para dificultar el olfateo de los perros policías a su llegada a los aeropuertos norteamericanos. En varias ocasiones, se usaban rosas para ocultar la droga.

El caso cerrado ayer con 133 órdenes de captura en Italia y 75 en Estados Unidos -no todas han sido aún arrestadas- nace de la detención, hace dos años, de una mujer siciliana de 40 años en el aeropuerto de Palermo antes de emprender viaje a Nueva York con tres kilos y medio de heroína ocultos en su ropa interior. Inmediatamente fueron detenidas otras dos mujeres y una de ellas decidió cooperar con la policía.

"Es una operación enorme. La lista de nombres es prácticamente el quién es quién de la Mafia a ambos lados del Atlántico", explicó un funcionario norteamericano.

"Importantes líderes"

El fiscal de Nueva York, Rudolf Giuliani, azote del crimen organizado y de los delitos económicos de Wall Street, declaró que se trata del "mayor ejemplo hasta el momento de la implicación de la Mafia en el tráfico de cocaína". El director del FBI, William Sessions, afirmó que han sido detenidos "importantes líderes" del crimen organizado.El pacífico café Giardino era la supuesta sede de una facción de la conocida familia mafiosa Gambino, que lo utilizaba como tapadera para la importación de droga a Estados Unidos y su distribución al resto del país, a menudo utilizando pizzerías, con un precio de 200.000 dólares el kilo de heroína.

Entre os detenidos en las últimas horas -aún se busca a 110 personas más- se encuentran miembros de las familias mañosa: Gambino, Badalamenti e Inzerillo.

Las detenciones, simultáneas, se produjeron en Baltimore, Buffalo, Miami, Newark, Nueva York, Filadelfia, San Francisco y Rockford. Y, en Italia. en Palermo, Bolonia y Florencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 1988