Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMBIOS EN EL ESTE

La RDA censura publicaciones y películas soviéticas

La decisión de prohibir expresamente la difusión en la República Democrática Alemana (RDA) de una revista oficial soviética y la retirada de los cines de cinco películas de producción asimismo soviética es algo sin precedentes en su historia. El régimen de Alemania Oriental, que no oculta ya su rechazo a la política de transparencia (glasnost) propugnada por la dirección del Kremlin bajo Mijail Gorbachov, anunció en el órgano oficial Neues Deutschland que la revista Sputnik, publicada en alemán por la agencia oficial de noticias soviética Novosti, deja de distribuirse en la URSS porque su contenido atenta contra la amistad germano-soviética".Sputnik gozaba de enorme popularidad entre la juventud de la RDA por sus artículos históricos y sus revelaciones sobre los crímenes del estalinismo. El detonante de la decisión parece que fue un artículo sobre el Pacto Hitler-Stalin. En la RDA, las resistencias a la política de apertura y renovación de la URSS han llevado ya a los propagandistas oficiales incluso a elogiar, por primera vez en lustros, al estalinista Walter Ulbricht, antecesor de Erich Honecker en la Jefatura del partido comunista (SED).

Las,películas soviéticas vetadas ahora por los censores de Berlín Este tienen en común que tratan críticamente la historia de la URS S y que su proyección allí hubiera sido imposible sin los profundos cambios habidos en Moscú. Entre ellas está La comisaría, calificada por los críticos de obra maestra y que se proyecta también en Occidente.

La prohibición de Sputnik ha causado gran malestar en círculos soviéticos de la RDA. Oficialmente, Moscú ha lamentado la decisión y asegurado con diploínacia que se -tiene que deber a un malentendido, ya que la revista sólo refleja el pluralismo de opiniones existente en la URSS.

Gorbachov, clandestino'

Desde hace ya más de un año, los suscriptores en la RDA de la revista política, soviética Tiempos Nuevos se quejan de que no les llegan los números. En foros Este-Oeste celebrados en ciudades occidentales, los asistentes han podido observar hechos tan insólitos como diplomáticos soviéticos facilitando a sus homólogos y a científicos de la RDA ejemplares de discursos de Gorbachov, ponencias oficiales y documentos ideológicos del PCUS, a los que los miembros del SED no tienen acceso en su país. Entre los frecuentes casos de censura a revistas eclesiásticas que ha habido últimamente en la RDA, más de uno se ha debido a citas de Gorbachov.La pasada semana, Erich Honecker recibió en Berlín Este la visita de otro destacado activista anti-perestroika, el presidente rumano Nicolae Ceaucescu. El trato otorgado, por la Prensa oficial de la RDA a Ceaucescu, cuya política catastrófica y despótica es tan notoria en Oriente como en Occidente, es impensable ya en cualquier órgano oficial de otro partildo comunista del Este de Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 1988