La oposición pide mayor subida salarial para funcionarios y pensionistas en 1989

GUSTAVO MATÍAS Todo el arco de oposición parlamentaria, desde Alianza Popular hasta Izquierda Unida, propuso ayer sin éxito subidas mayores al 4% de media prevista para 1989 en las remuneraciones de ocho millones de funcionarios y pensionistas, por considerar que se incumplirá de nuevo el objetivo de inflación del Gobierno y ello volverá a mermar el poder adquisitivo de dichos colectivos.

Pero en este primer día de debate de los Presupuestos del Estado por la correspondiente comisión del Congreso de Diputados, la mayoría socialista rechazó todas las enmiendas que modificaran los números del proyecto del Gobierno. También se negó a crear comisiones que investiguen la evolución de las rentas desde 1982 y el coste de Rumasa.La Comisión de Presupuestos debatió en menos de diez horas lo que en otros años le ocupaba tres días. Por la noche, cuando empezaba a discutir los impuestos, había aprobado la mayoría del texto del proyecto de ley, aunque los únicos temas que suscitaron la intervención de casi todos los grupos fueron tres: salarios, pensiones y deuda pública. Las escasas modificaciones esperadas quedarán para el pleno. Pero las esperanzas de algunos grupos en recibir apoyo a diversas enmiendas han ahuyentado la anenaza de boicot qué promovía el Grupo Popular.

El debate de salarios y pensiones reprodujo lo ocurrido con la reciente interpelación conjunta que respaldaba la pretensión sindical de compensar el salto del 3% al 5% en el objetivo de inflación para 1988. La oposición hizo causa común en que tampoco se cumplirá el 3% en 1989. Sólo el grupo socialista mantuvo que la gran mayoría de los ocho millones de personas que viven del Presupuesto no ha perdido poder adquisitivo desde 1982 ni lo perderá en 1989.

El CDS, la Minoría Catalana y el PNV proponían pasar del 4% de subida media para 1989 al 5%. La Coalición Popular, grupo que otros años no pedía mayores subidas, ha intentado incluir una cláusula de revisión salarial por si a mitad de 1989 se rebasa el 1,5% de inflación, y decía hacerlo para evitar "el auténtico fraude" de incumplir las previsiones. La Democracia Cristiana solicitó un 6%, la cláusula, el negociar con los sindicatos los complementos de productividad y una comisión que evalúe el poder adquisitivo desde 1982. IU, que para las pensiones reclamaba hasta un 7%, defendió el 5% general, un fondo de 24.000 millones de pesetas que permita llegar al 7% en escalas inferiores de funcionarios y personal laboral y otro de 85.000 millones para compensar el incumplimiento del 3% en 1988.

Poder adquisitivo

La mayoría socialista replicó que desde 1983 los precios han subido un 57,4% y los salarios de funcionarios un 75,3%, situación inversa a la registrada entre 1978 y 1982. Ante la sugerencia de que "traiga alguna nómina quien diga lo contrario", la oposición reiteró que la gran mayoría sí ha perdido poder adquisitivo, salvo algunos colectivos con capacidad de presión. El grupo mayoritario rechazó esta propuesta, aunque uno de sus portavoces admitió que quizá sí han sufrido pérdidas un 10% de los funcionarios y algunas pensiones altas.

La mayoría socialista también se opuso al estudio de las enmiendas de tres grupos de la oposición para aliviar la rebaja del 2 al 1 % en el recargo sobre el Impuesto de Sociedades que pagan las empresas con el fin de financiar las Cámaras de Comercio.

Pese al anuncio de aceptar parcialmente la solicitud de las Cámaras, medios del grupo socialista se mostraron escépticos respecto a su confirmación o a que ésta tenga un impacto sustancial a la hora de evitar la reducción de los ingresos destinados a dichas instituciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de noviembre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50