Sionismo y catalanismo

EL PAÍS, "Todos saben que he sido un hombre interesado por la causa sionista y que he tomado partido a favor de los judíos desde l950", recordó Jordi Pujol en enero de 1986 comentando el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre España e Israel. Pero la devoción de Pu . ol por la causa de Israel sólo se explica arrancando de sus propias convicciones y de su concepción religiosa del nacionalismo. "Hemos de tener [los catalanes] la mística colectiva del pueblo israelí y aún más. Sólo los pueblos que creen en sí mismos y tienen una convicción profunda en la propia historia consiguen subsistir", afirmó en mayo de 1987 ante los miembros de la organización ecologista más importante de Israel, durante una visita de cinco días a este país.

Más información

El viaje se saldó con la firma de un documento de cooperación agraria -oficialmente una carta de intenciones- entre la Generalitat catalana y el gobierno israelí; el compromiso de la creación de una cátedra de catalán en la Universidad de Tel Aviv; la realización de unfacsimil sobre la utilización del catalán en la comunidad judía; un acuerdo para intercambiar producciones televisivas entre TV-3 y la tlevisión israelí y la promesa de donar medio millón de lisas -un pez de agua dulce- para repoblar el lago Tiberiades. Un año después, en mayo de 1988, CiU impidió que se votase en el Parlament una condena contra la represión israelí en Gaza y CisJordania. El gobierno de Pujol concedió la cruz de S ant Jordi al ex embajador de Israel en España, Samuel Haddas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 28 de octubre de 1988.

Lo más visto en...

Top 50