Tribuna:EL CONGRESO DE LA FEDERACIÓN DEL METAL DE U. G. T. / y 2
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La experiencia sindical ante una nueva etapa

El movimiento sindical es necesario para organizar y defender los intereses de los trabajadores, pero sobre todo no deberíamos olvidar que los sindicatos son parte esencial en la necesaria vertebración de la sociedad. Tampoco conviene desconocer la referencia que constituyen las sociedades más desarrolladas de Europa, todas ellas con sindicatos fuertes y con una alta presencia, implantación y afiliación.En otro orden de cosas, el Congreso debe poner las bases para el desarrollo de un sindicalismo de base, pegado a la realidad de las empresas, y al sentir mayoritario de los trabajadores.

La federación debe encontrar su justo equilibrio, que la distancie tanto del radicalismo estéril como del sindicalismo institucional. Defender los intereses de los trabajadores, practicar un sindicalismo eficaz, no es estar en un permanente estado de movilización, como tampoco lo es desarrollar las prácticas, que se han llevado a efecto en algunas empresas, amparados en las buenas relaciones que se mantenían con los gestores de las empresas públicas. Estas actuaciones sindicales están condenadas al fracaso.

Hay que resolver los problemas contando con el respaldo de los afiliados, de los trabajadores, manteniendo un espíritu autocrítico y trabajando para construir un sindicato cada día más fuerte y participativo.

Sin duda esto va a requerir un considerable esfuerzo del conjunto de la federación, sobre todo en lo que a la Constitución y fortalecimiento de las secciones sindicales se refiere. El sindicato en la empresa debe ir asumiendo plenamente las competencias que legalmente tiene, sobre todo las derivadas de la negociación colectiva. En este sentido, el desarrollo de la negociación articulada, que es sinónimo de racionalidad, debe garantizarnos la discusión de reivindicaciones en la empresa remitidas de un convenio de ámbito superior; este proceso repercutirá favorablemente en el fortalecimiento del sindicato en el centro de trabajo.

La obsesión de firmar

Otro de los puntos de reflexión será sin duda la práctica desarrollada por la federación, muy marcada por la tendencia a firmar acuerdos de eficacia limitada.

Podemos afirmar que en estos últimos años se produjo una cierta obsesión por firmar acuerdos en solitario y de eficacia limitada. La obsesión siempre es mala, y acudir de forma sistemática a acuerdos de este tipo puede ser tan perjudicial como desarrollar una política de acuerdos con Comisiones Obreras (CC OO) sin ningún tipo de iniciativa por nuestra parte.

A este respecto, no debemos confundir la unidad de acción con la inexistencia de políticas propias y diferenciadas por parte de nuestra organización.

Otro de los puntos motivo de reflexión debe referirse a la aplicación y a la eficacia demostrada por el I Convenio Nacional del Sector del Metal. No se trata de defender una política revisionista sobre si hay que negociar o no un convenio de estas características, sino simple y llanamente estudiar el grado de cumplimiento de los distintos apartados del mismo en las provincias. Están previstas conversaciones sobre el II Convenio en los próximos meses, por lo que esta reflexión será también interesante, pensando en la perspectiva de mejorar el convenio, si ello se demuestra posible.

Por otra parte, y en la corta experiencia vivida por la gestora, hemos observado, en relación a la reconversión de empresas y sectores, algunos importantes incumplimientos. Igualmente hemos apreciado una escasa capacidad para movilizar a los trabajadores ante dichos incumplimientos. No es posible mantener situaciones de este tipo sin correr el riesgo de perder eficacia en nuestra acción sindical.

Capacidad de movilizarEn un plano más general, también hemos constatado que los sindicatos últimamente no modifican ninguna de las decisiones gubernamentales por la simple denuncia o contestación, inclusive a través de los medios de comunicación. En cambio, sí lo han hecho por medio de movilizaciones los enseñantes, los sanitarios y otros colectivos. Ésta es una realidad demostrada suficientemente: los sindicatos sin capacidad de movilizar a los trabajadores no conseguirán sus reivindicaciones ni el cumplimiento de los acuerdos.

Todo lo anteriormente expuesto son reflexiones necesarias en una federación importante que trabaja con la mirada puesta en el futuro.

Creemos sinceramente que se avecina un tiempo de soluciones. No esperamos que sean fáciles, pero sí obtener a medio plazo frutos del trabajo diario de una federación que es la mayoritaria de la UGT y que generalmente ha marcado las políticas sindicales del conjunto de la confederación.

En todo caso, la gestora, cumpliendo con su obligación, ha t.rabajado convencida de que la tolerancia, la integración y la estabilidad orgánica son fundamentales en la superación de la crisis.

Estamos convencidos de que la nueva comisión ejecutiva contará con una mayoría suficiente para seguir desarrollando esta filosoria.

En todo caso, el futuro es de todos, porque todos tienen cabida en la nueva etapa que se abre, sin renunciar por ello a la experiencia sindical que ha venido acumulando la federación en los últimos años.

José Antonio Saracibar es presidente de la Comisión Gestora del Metal y secretario de Organización Confederal de UGT.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS