Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Keith Richards: "Trabajo para no volverme loco"

Keith Richards, guitarrista, cantante y compositor, miembro de los Rolling Stones desde el nacimiento del grupo, a comienzos de los años sesenta, presenta en estos días Talk is cheap, su primer álbum en solitario. En una conferencia de prensa celebrada en un céntrico hotel madrileño aseguró que trabaja para no volverse loco y anunció la grabación de un próximo disco de los Rolling Stones.

El haber estado siempre en los primeros lugares de la lista de posibles víctimas del mundo del rock debido a su notable afición a las drogas y el alcohol marca el rostro de Keith Richards, el más salvaje y auténtico de todos los miembros de los Rolling Stones. "Es uno de los peligros de este negocio", afirma el guitarrista, "pero la verdad es que yo sólo he tenido problemas con la policía, jamás con las drogas". En la breve visita que le ha traído a Madrid para presentar a los medios de comunicación su primer elepé en solitario, Talk is cheap, luce en sus manos un par de gigantescos anillos en forma de calavera. Ojeras negras y profundos surcos recorren su rostro, fundiendo ojos y boca en una socarrona mueca."SI no trabajo corro el riesgo de volverme loco", asegura Richards ante la pregunta de por qué un disco en solitario después de convivir 25 años con los Stones. "Grabar este: álbum sin la banda es para mí un reto, pero también una forma de conservar la salud. Está claro que no puedo componer temas para mis discos en solitario y para los de los Rolling al mismo tiempo, porque no sabría cómo repartirlas de forma justa. Dirty work, el último elepé que grabamos todos los Stones, es ya un disco viejo, y yo no podía estar tanto tiempo parado".

Nuevo disco

Aseguran que Mick Jagger, tras escuchar el disco de Keith, telefoneó al resto del grupo proponiéndoles un reencuentro para grabar un nuevo álbum de los Rolling Stones. "Sí, es posible que mi trabajo haya hecho cambiar la mentalidad de Mick y del resto de los Stones. Invité a Jagger a mi casa para que escuchase una cinta con el elepé, y en los primeros temas permaneció sentado, sin inmutarse", continúa Richards, que no oculta sus malas relaciones con el cantante de los Stones. "Fui al baño, pero olvidé algo, y cuando volví a la habitación, Mick estaba bailando. Me di la vuelta como si nada, y cuando regresé él ya estaba sentado, disimulando. Lo cierto es que ya hemos hablado del nuevo disco de los Stones y que cuando Mick vuelva de Australia empezaremos a trabajar".En diciembre de 1978 se publicó el que es realmente el primer disco en solitario de Keith Richards, un sencillo con la versión del tema de Chuck Berry Run, Rudolph, run. "Berry es mi maestro, y además de ese pequeño homenaje quería trabajar con él. Sabía que eso iba a ser difícil, pero después de haber estado más de 20 años con Mick Jagger...", afirma Richards. "Era la última oportunidad de escuchar a Berry en su salsa, y le convencí para grabar una película llamada Hail! Hail! Rocknrol".

No han pasado 30 minutos y la conferencia de prensa debe finalizar. El guitarrista, cantante y compositor del grupo de rock más grande del mundo, los Rolling Stones, apura su whisky y saluda con una sonrisa simiesca.

El mito había cumplido y se retiraba a su lujosa suite, muy lejos ya de aquel noviembre de 1968 en que escribió la música y el estribillo de Sympathy for the devil "Llevo aquí muchos años / y he robado la fe y el alma de muchos hombres".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de octubre de 1988