Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los editores piden la supresión del IVA y la libre circulación del libro en Hispanoamérica

Pujol y Semprún inauguran el Liber 88 con un discurso alusivo al dragón de Sant Jordi

Unas declaraciones del ministro de Cultura, Jorge Semprún, sobre el "dragón de la ignorancia" y una matizada réplica del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, abrieron ayer en Barcelona el Liber 88. Pere Vicens, en representación de los editores españoles, reclamó a las administraciones la supresión del IVA en los libros, la potenciación del mercado interior y la libre circulación del libro en los países de habla hispana. "Espero", dijo Semprún, "que el dragón que mata Sant Jordi sea el dragón de la ignorancia", en referencia a uno de los símbolos de Cataluña. Pujol le contestó que sus palabras le llamaban la atención por el "doble sentido" que implicaban. "El dragón no representa a los otros [el mal que viene de fuera]", dijo Pujol. "Esté usted tranquilo, señor ministro, que el dragón representa nuestras debilidades, nuestras cobardías...".

El presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, Pere Vicens, pidió a las administraciones ayuda para la creación, potenciación del mercado interior, una ley de Librerías, la libre circulación del libro por los países de habla hispana, una mayor incitación a la lectura por parte de los medios audiovisuales y la supresión o rebaja del IVA en los países de la CE.Semprún se mostró de acuerdo con estas peticiones y afirmó que, desde el ministerio se impulsará "una línea de reforzamiento de la política del libro en su doble vertiente, cultural y económica". La política del ministerio, añadió, debe ser "del respeto más escrupuloso a la iniciativa privada, a su pluralismo y a su creatividad". En cuanto a la libre circulación del libro en América Latina, Semprún dijó que se promoverá a acuerdos entre los países interesados. Pujol, por su parte, se refirió a la edición de libros en catalán. "Hay más gente que habla catalán que danés, finlandés, noruego y, por supuesto, que albanés".

Escritores policiacos

Por otra parte, y como prólogo del Liber, escritores españoles -Eduardo Mendoza, Manuel Vázquez Montalbán y Andreu Martín, entre otros- se reunieron anteayer en Barcelona para crear la Asociación Española de Escritores Policiacos.Esta asociación, que será la filial española de la Asociación Internacional de Escritores Policiacos (AIEP), tiene como objetivo la proyección de los escritores españoles hacia el exterior. Los reunidos, entre los que se hallaban Eduardo Mendoza, Manuel Vázquez Montalbán, Andreu Martín, Jaume Fuster, Mario Lacruz, Francisco González Ledesma, Mariano Sánchez, Manuel Quinto y Fernando Martínez Laínez, decidieron crear una comisión que redactará los estatutos de la asociación. Éstos, inspirados en los de la AIEP, serán aprobados probablemente en una reunión que se celebrará en Madrid el próximo 25 de octubre, el día antes de la concesión del Premio Alfa de novela policiaca. La comisión que elaborará los estatutos está integrada por Vázquez Montalbán, Juan Madrid, Andreu Martín, Manuel Quinto, Mariano Sánchez y Martínez Laínez. La Associació d'Escriptors en Llengua Catalana convocará en breve una reunión para elegir un representante de los escritores policiacos en lengua catalana en la citada comisión.

La Asociación Española de Escritores Policiacos tendrá, a semejanza de la francesa 813, varios tipos de socios: con voz y voto, sólo con voz, y socios simpatizantes. Así, esta asociación podrá integrar desde escritores policiacos hasta editores, críticos y simples aficionados a la novela negra. Entre los proyectos que estudian los escritores asociados se incluye la posibilidad de editar una revista dedicada al género negro y la creación de un premio de novela policiaca.

El Liber 88 se inicia bajo el signo de la esperanza. Los editores españoles, pese al descenso de exportaciones a América Latina, consiguieron incrementar, en 1987, su producción un 5,2% respecto a 1986. El pasado año se editaron en España 38.814 títulos, según la Federación de Gremios de Editores Españoles. La producción española de aquel año confirma la tendencia a editar más títulos con tiradas más bajas, como consecuencia del descenso de las exportaciones a América Latina.

Dos mil seiscientas editoriales publican libros, de forma habitual o esporádica, en España, según datos facilitados por la federación de gremios. De estas 2.600 editoriales, un 25% realiza la actividad más importante del sector; y del total, aproximadamente un 14% corresponden a entidades públicas y un 86%. al ámbito privado. La federación estima que el número de editoriales se incrementa a razón de 260 nuevas editoriales por año, mientras que unas 125 abandonan también anualmente sus actividades.

Barcelona se situó en 1987 en el primer lugar de la producción editorial, con un total de 14.933 títulos editados (lo que representa un 38,5% del total); le sigue Madrid, que tuvo el liderazgo el año anterior, con 14.587 títulos (37,6%). A continuación, y a gran distancia, Valencia, con 1.159 títulos; León, con 755; Salamanca, con 728, y Vizcaya, con 723.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de septiembre de 1988