FERIA DE SALAMANCA

Interesante corrida del Puerto

, Interesante corrida del Puerto de San Lorenzo, dedicada a la bulliciosa suerte de banderilla, que en manos de los tres protagonistas habituales de la cosa, ha hecho que la tarde acabase con luz eléctrica, por lo nublado del día y porque el personal se pone a repartirse palos, esto es a invitarse en el segundo tercio y fue casi el no parar.

Claro que la cuestión cuando adquirió características de apoteosis fue cuando Soro interpretó la suerte del berbiquí, el sacacorchos o el destoníllador, no se sabe bien, que consiste en ir con las banderillas hacía el toro dando vueltas y más vueltas sobre sí mismo hasta dejar los palos en el animal.

La gente, ya se sabe que el ser humano a veces no tiene sentido de la medida, pedía como loca "otro, otro, otro", en actitud verdaderamente arriesgada porque se corría el peligro de que el torero accediera. No lloramos de milagro.

Puerto / Morenito de Maracay, Mendes, Soro

Toros del Puerto de San Lorenzo, interesantes. Morenito de Maracay, vuelta; aviso y silencio. Víctor Mendes: silencio; oreja. El Soro oreja; oreja; salió a hombros.Plaza de Salamanca, 16 de septiembre. quinta corrida de feria.

Morenito de Maracay, perfilero, metiendo el pico, despegado con la muleta y desigual en banderillas, tercio en el que ni siquiera sus característicos quiebros fueron tan apretados como en otras ocasiones. Su primero, blando y bueno. Lo mató de media tirando la muleta y sonó un aviso y el toro se levantó y ni se moría, ni el torero se decidía, a descabellar. En su segundo, un toro que amagó alguna vez con una rajadura que no se produjo, estuvo enganchado, sucio y fastidiado con el viento.

Soro, absolutmente vulgar, atlético en banderillas y sin calidad toreando. Muleta retrasado, pico adelantado, bailoteo, e inseguridad. Bajonazo. En el sexto, se manifestó bullidor, siempre por debajo del toro, pero tratando de llegar, a unos tendidos muy predispuestos a rendirse a los encantos de la huerta valenciana.

El toreo, realmente lo hizo Mendes en su segundo. Su primer toro, encastado pero no noble, Mendes no pudo con él. Era evidentemente difícil estar allí abajo, delante de aquel animal que no perdonaba un movimiento mal hecho. Pero se supone que esa es labor de toreros. Media estocada. En su segundo, bravo y noble, blando también, Merides se encontró a gusto y muleteó garboso, templando muy bien, echándole garbo a la cuestión. Mendes, que había puesto a este toro un gran par de dentro a fuera, estuvo torero y estético en todo momento. Cortó oreja. La corrida del Puerto, interesante, fue aplaudida en más de un caso. Los toros primero, cuarto y quinto fueron palmoteados en el arrastre.

Bento, Candelas y Manili

Ruiz Bento Vasques, diestro portugués que sufrió una gravísima cornada en Francia el pasado mes de agosto, no podrá reaparecer en lo que resta de temporada, ya que aún no han curado del todo sus heridas.En peor caso se encuentra el banderillero Juan José Aponte Candelas, herido muy grave el 27 de agosto último en Añover de Tajo (Toledo), por un eral que le perforó el colon y le ocasionó otras lesiones, pues habrá de tener una convalecencia de varios meses y, a su término, volver de nuevo al quirófano.

Manili aún se resiente de la cogida en el vientre que sufrió en la pasada feria de Almería, y es muy probable que efectúe su reaparición en la temporada americana que empieza este otoño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 16 de septiembre de 1988.

Se adhiere a los criterios de