El ICI dedica a Torrente Ballester la I Semana de Autor en Buenos Aires

El narrador, periodista, profesor de literatura y tanguero (amante de la letra y música del tango), Gonzalo Torrente Ballester -tal como le presentaron en uno de los debates-, fue el escritor invitado a la I Semana de Autor que se realiza en Suramérica. En las cuatro jornadas organizadas por el centro cultural que el Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI) inauguró en Buenos Aires el pasado 16 de agosto participaron destacados críticos y escritores argentinos, como Abelardo Castillo y Ernesto Sábato, además del historiador Félix Luna, actual secretario de Cultura de la alcaldía. Luna se adjudicó con orgullo el mérito de ser "el primer lector argentino de Torrente Ballester", a quien descubrió en 1957 cuando residió durante un tiempo en Suiza.Torrente,que ya había sido invitado a una feria del libro hace cuatro años, se mostró encantado de participar en estas jornadas, que le permiten, dijo, "conocer a algunos de los lectores de mis libros, que son pocos pero de los buenos". El escritor español, rniembro de la Real Academia, premio Nacional de Literatura y premio Cervantes en 1985, es popular en Buenos Aires por Los gozos y las sombras.

Vida y obra

Las jornadas intentaron abarcar la vida y la obra de Torrente bajo los títulos de: Galicia, meigas y fantasmas; De las sagas a la fuga; Literatura y medios de comunicación y Narrador, periodista, profesor de literatura y tanguero.A propósito de su pasión por el tango, el historiador Félix Luna trató de advertirle sobre un error: "Cuando usted, don Gonzalo, transcribe la letra del tango Volver y dice: 'Las nieves del tiempo platearon mi sién', debe decir: 'Las nieves del tiempo platearon mi sién'". Torrente Ballester saltó de su silla para replicarle: "Eso ha sido deliberado, porque el personaje cambia a propósito el sentido de la letra; yo me sé muy bien ése y otros tangos. Y si quiere se los canto todos ahora mismo".

El buen humor continuo de Torrente Ballester sólo se apagó una vez en los cuatro días, cuando el escritor Abelardo Castillo señaló su condición de falangista durante la guerra civil. Torrente Ballester le aclaró entonces que "nadie puede hablar de aquello sin haber estado allí. Y sepa usted, Castillo, que a mí nada me importaba más que la vida de mi mujer y mis dos hijos. Luego, con el tiempo, he dado suficientes muestras de lo que ha sido mi compromiso con la libertad. Estoy harto de que continúe todavía esa persecución contra Luis Rosales y contra mí. Ahora, ya viejo, sepa usted que no soy de izquierdas ni de derechas, he superado la contradicción porque la llevo dentro y acepto la realidad tan ambigua como es".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS