Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Davila firmó los documentos en que basa su acusación contra varios funcionarios de Astinave

El empresario español José Davila, que se encuentra detenido en la sede de la policía judicial venezolana, después de haber denunciado una presunta corrupción contra funcionarios de Astilleros Navales Venezolanos (Astinave), pasará a los tribunales de salvaguarda del patrimonio público. La situación de Davila es un tanto comprometida, ya que en la documentación aportada aparecen cheques y cartas firmadas por él en calidad de director general de Exportadora Gallega para Latinoamérica (Exgalasa), donde se habla de sobreprecios y pago de comisiones a funcionarios de Astinave. Estas acusaciones fueron rotundamente desmentidas a este periódico por Francisco Gaona, actual director general de la firma española.

El presidente de Venezuela, Jaime Lusinchi, pidió a los funcionarlos de Astinave mencionados en la denuncia del empresario español que abandonen sus puestos mientras dure la investigación. "No tenemos interés en ocultar nada, no podemos estar aceptando todas las denuncias pero tampoco rechazándolas, lo que queremos es que todo quede claro".Por su parte, el ex presidente de Astinave, Rómulo Rodríguez, que había acompañado a Davila el lunes pasado al aeropuerto de Maiquetía, donde fue detenido por la policía, indicó a la Prensa local que "si no se presenta la pelea entre los socios españoles de Exgalasa, nosotros no nos enteramos de nada, porque Davila vino a Venezuela no porque le importe la corrupción en este país sino defendiendo sus intereses, porque Francisco Gaona [entonces director comercial de Exgalasa], le quitó la empresa de la cual era presidente". Rodríguez da como ciertas las denuncias contenidas en los papeles de Davila. "No creo que se hayan manipulado", dijo, a pesar de que ello podría comprometer su gestión, pues se habla de comisiones pagadas a Astinave desde 1984. Rodríguez fue reemplazado en la presidencia de Astinave por Henry Jatar en mayo de este año.

De acuerdo con los documentos que estaban en la maleta de Davila -de los que entrego copia a algunas personas durante su estancia en Caracas-, Exgalasa es una trading que no fabrica nada, pero que comercializa la tecnología y maquinaria que producen otras empresas. Su sede, en Vigo, sólo cuenta con un télex, un telefax, una máquina de escribir, una secretaria, y dos directivos.

Los sobreprecios

Según Davila, Exgalasa vende muchos equipos de una empresa de Cádiz al mismo tiempo que es proveedora de Astilleros Españoles. Exgalasa compra los equipos, les aumenta un 35%, y los vende a Astinave. En una nueva operación que proyecta con la empresa alemana Rud Otto Meyer para exportar equipos de dique flotante por valor de 664.000 dólares, Exgalasa los vendería a Astinave con un sobreprecio del 45%.El ex presidente de Astinave dijo que cuando él había asumido la jefatura de Astinave ya existía un contrato firmado con Exgalasa, pero que después de 1984 no se firmaron nuevos contratos hasta abril de 1988, fecha en que se reactivaron las relaciones con Exgalasa: en aquel momento Rodríguez ya no estaba en el cargo, en el que había sido sustituido por Henry Jatar. En 1984 Astinave había adjudicado a Exgalasa un contrato por dos millones de dólares para unos equipos que habían sido ofertados por 326.000 dólares menos en una licitación, afirmó.

En casi toda la documentación de Davila aparece Enrique Marichal, de quien se dice que es uno de los asesores españoles contratados por Astinave. En carta de Exgalasa fechada en Vigo el 25 de marzo de 1988 y dirigida a Marichal, se habla del "plan de maniobra, dique y gabarra de Astinave. Reparto de comisiones de acuerdo con lo indicado por el señor Gaona. Importe total de la operación 2.031.000 dólares. Comisiones: 12% sobre 1.625.000 dólares. Total comisiones 235.000 dólares. Reparto: 60.951 dólares para Marichal e igual cantidad para Ángel Rivera y E. García".

En otra carta firmada por Davila aparece una orden de transferencia bancaria por 195.044 dólares a Marichal a través del Banco Atlántico de Miami. También hay varios memorandum enviados a Marichal desde Vigo el 30 de diciembre de 1985, en los que se señala el importe por comisiones a Astinave (cuenta n2 5051-3207501-000 del Banco Interamericano de Panamá). El importe total de las comisiones y transferido durante ese año es de 251.000 dólares; la firma es de José Davila. Existen documentos donde se espefican cuentas bancarias en Panamá y Miami de funcionarios de Astinave y transferencias a Marichal en 1984, 1985 y 1988.

[Francisco Gaona, por su parte, desde México, señaló a este periódico que la actitud de Davila responde a un deseo de "venganza personal contra uno de los socios de Exgalasa y con el fin de cargarse a la empresa". Gaona afirmó que cualquier documento que aparezca con su firma y relacionado con las acusaciones de corrupción es falso. "No tiene sentido escribir algo que, de existir, sería confidencial. Precisamente el actual presidente de Astinave estuvo en Vigo a poco de tomar posesión de su cargo y yo mismo marché a Venezuela el pasado 4 de junio: si hubiera habido corrupción, habríamos acordado el tema verbalmente".

Gaona señaló que ayer esperaba en Ciudad México la llegada de un abogado venezolano para asesorarse en sus acciones legales, "ya que ahora no me atrevo a ir a Venezuela". El director general de Exgalasa anunció la inminente presentación de dos querellas criminales (en nombre de la empresa y a título personal) contra su antiguo socio, por lo que se mostró partidario de que las autoridades venezolanas decreten la deportación de Davila a España "para que vaya al manicomio o a la cárcel". Gaona definió a Davila como una persona que "está loca, es un psicópata" y se lamentó de los daños está sufriendo la compañía].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de agosto de 1988

Más información

  • Francisco Gaona, actual director general de Exgalasa, niega las acusaciones de su antiguo socio