Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de miembros de las Brigadas Rojas italianas se dedica a atracar bancos en Cataluña, según la policía

JORDI JUAN, Un grupo de activistas de la organización terrorista italiana Brigadas Rojas está efectuando diversos atracos a entidades bancarias para financiar su estancia en Cataluña, según miembros de la lucha antiterrorista. Maurizzio Locusta es el único miembro de este gnipo que ha podido ser identificado. Locusta ha podido burlar el cerco policial en dos ocasiones diferentes, en una de las cuales fueron detenidos Sus compañeros Giorgio Frau y Anna Maria Salvucci. A estos dos últimos se les acusa de atracar nueve bancos. Los investigadores calculan que hay unos 40 brigadistas refugios en Cataluña.

Las investigaciones realizadas por los Servicios de Información de la Guardia Civil (SIGC) han descubierto la presencia de varios miembros de las Brigadas Rojas en atracos perpetrados en entidades bancarias de Cataluña. El único activista identificado por los investigadores es Maurizzio Locusta, destacado dirigente de la Unión de Comunistas Combatientes (UCC), una de las dos ramas en que están divididas las Brigadas Rojas. A Locusta se le acusa de participar, el 20 de marzo de 1987, en el asesinato del general del Ejército del Aire Licio Giorgieri.Como otros muchos compañeros de la organización terrorista italiana, Locusta se encuentra en Cataluña para evitar la persecución de que es objeto por parte de las autoridades italianas. La policía cree que su participación en estos atracos bancarios sólo se entiende como medio para obtener ingresos que le permitan su cómoda estancia en España.

La Guardia Civil cuenta con un testimonio gráfico de las acciones de Locusta. El circuito cerrado de televisión de más de un banco le ha sorprendido en pleno atraco, al igual que a su compañeros Giorgio Frau y Anna María Salvucci. Estos dos no han tenido, sin embargo tanta suerte como Locusta, y fueron detenidos en Castelldefels en abril de este año. A los dos se les imputa un total de nueve atracos bancarios, realizados entre marzo de 1987 y la fecha de su detención.

Los agentes del SIGC estuvieron a punto de detener a Locusta, que pudo escapar, no sin abandonar en su domicilio todo un arsenal: una metralleta, una escopeta, dos fusiles, una carabina y una pistola Beretta. El propio Locusta también estuvo a punto de ser detenido por la policía en mayo de 1987 cuando fueron arrestadas en Barcelona ocho personas ligadas a las Brigadas Rojas.

La policía, como ya ocurrió con la primera desarticulación de brigadistas, cuestiona la posible peligrosidad de todos estos activistas. "La mayoría de ellos", señalaron fuentes antiterroristas, "se encuentra totalmente desvinculada de su país de origen, y sin medios ni voluntad para realizar acciones terroristas en España". Según las fuentes consultadas, esta colonia de italianos se encuentra muy desligada entre sí, y muchos de ellos tienen que recurrir a la delincuencia común para subsistir.

Éste es también el caso de Franco Sergio di Donnamassa otro miembro de la UCC, que fue detenido hace unos meses en Le Perthus (Francia) cuando intentaba cruzar la frontera con un cargamento de droga. Di Donnamassa era otro miembro conocido del santuario catalán Desde abril de 1987, en que fueron detenidos Fabrizzio Burtet y Clara Piacenti, 13 personas han sido arrestadas en Barcelona por estar vinculadas a la organización. La mayoría de los detenidos fue puesta en libertad.

La policía calcula que unos 40 brigadistas más o menos vinculados a la organización se encuentran residiendo en las costas catalanas. Esta cifra puede verse incrementada estos meses, como sucede cada verano, por la Regada de alguno de ellos que se camufla entre los turistas.

Sin embargo, no todos los integrantes de esta colonia están vinculados con el mundo de la delincuencia. Fuentes próximas a estos afectados aseguran que la mayoría ha dejado la lucha política y se encuentra en Cataluña "viviendo de forma honrada".

Detenidos en Italia

Por otra parte, existen otros importantes dirigentes italianos que, ante las detenciones registradas en Cataluña, se han trasladado a otros puntos de la península e incluso fuera de España. Fuentes policiales aseguran que hay importantes dirigentes de las Brigadas Rojas viviendo en Argelia.

Sin embargo, los dos refugios más importantes hoy en día de los brigadistas son la Costa Brava en España y la Costa Azul en Francia. En los últimos años, la proliferación de brigadistas en la península ha extremado la colaboración entre la policía española y la italiana.

Agentes de este último país han recibido abundante información de parte española que ha finalizado con la detención de varios activistas en Italia cuando procedían de Cataluña o de otros puntos de España. La norteamericana Helen Codd, por ejemplo, detenida en abril de 1987 en Italia por su pertenencia al grupo, regentaba una pizzeria en Barcelona.

El número de apresados a causa de esta colaboración se cifra en unos 60, según las fuentes policiales consultadas.

La costa catalana, de acuerdo con las investigaciones realizadas, ha sido utilizada como infraestructura de la Unión de Comunistas Combatientes, fracción de las Brigadas Rojas. Muchos manuales del grupo terrorista italiano, como el denominado Cómo salir de la emergencia, fueron impresos en Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de julio de 1988

Más información

  • Unas 40 personas vinculadas a la organización viven en la costa-catalana