Crítica:CINECrítica
i

Fotocopia de fotocopia

Loca academia de policía 5: operación MiamiDirección: Alan Myerson. Guión: Stephen J. Curwick. Producción: Paul Maslansky. EE UU, 1988.. Intérpretes: Bubba Smith, David Graf, Michael Winslow. Estreno en Madrid: cines Avenida, Aluche, Cid Campeador, Novedades.

Fruto de la política de estrenos veraniegos, donde lo lúdico suele confundirse con lo irrelevante, llega a las pantallas la quinta entrega de Loca academia de policía, cuyos personajes, creados por Neal Israel y Pat Proft, alcanzaron el éxito anteriormente, y cuya aceptación popular entra más en el campo de la conducta social que en un lógico análisis desde el campo cinematográfico.

En la presente secuela, Operación Miami, primer trabajo de su guionista, volvemos a encontrarnos con los personajes habituales, más la inclusión de otros nuevos, y, la acción se traslada a la luminosa Miami, lo que da lugar para incidir en las exuberancias de la agente Moses Hightower (Bubba Smith) y ofrecer varios gags propiciados por la estancia en la playa.

Como es habitual en la serie, el guión, poco ingenioso, es mero pretexto para conducir la intriga argumental, en la que únicamente existe interés por acumular los gags, que buscan la efectividad mediante la reiteración.

Hallar un chiste visual que funcione no es tarea sencilla, pero aun es más complejo, aunque no imposible, sacarle jugo exprimiendo consecutivamente el mismo chiste.

Las reposiciones de obras de Chaplin, Lubitsch y Capra, lo mismo en la pantalla grande como en la chica, demuestran que la receta puede funcionar, a condición de que sean maestros quienes la cocinen. Y aquí, como en sus precedentes, los responsables de este último capítulo vuelven a fracasar una vez más, en el recurso del slapstick, cuya explotación sistemática del chiste visual ya consiguieron con éxito, hace 70 años, los maestros del cine cómico de Hollywood.

Extraer un mínimo disfrute del presente filme sólo puede conseguirse por quienes, con muy buena disposición, se acerquen a la pantalla, con memoria inocente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 29 de junio de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50