Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES AUTONÓMICAS EN CATALUÑA

La Generalitat confía en normalizar sus relaciones con el Gobierno

La Generalitat confía en que la nueva victoria electoral de Convergència i Unió (CiU) sirva para "normalizar las relaciones entre ambas administraciones". De esta manera se pronunció ayer un conseller del Gobierno catalán estrechamente vinculado a Jordi Pujol.

El Rey remitió ayer un telegrama de felicitación al secretario general de Convergència Democrática por su triunfo electoral, en el que don Juan Carlos mostraba los mejores deseos para el futuro de Cataluña y de España. También el presidente del Gobierno, Felipe González, envió un telegrama de felicitación a Jordi Pujol.

La actitud de Felipe González contrasta con la que mantuvo en 1984 cuando se apresuró, en la misma noche electoral, a felicitar telefónicamente a Pujol por su victoria. Idéntico comportamiento tuvo el pnmer secretario del Partit dels Socialistes (PSC), Raimon Obiols, quien tampoco ha felicitado personalmente a Flujol por su triunfo electoral del domingo.

El presidente del Gobierno dijo ayer que el resultado de las elecciones autonómicas es razonablemente satisfactorio. González destacó la normalidad que presidió la jornada electoral, aunque señaló que la participación había sido insuficiente. En relación a los resultados en las urnas, dijo que "la definición del espectro es la que había".

Ningún representante de la Administración central quiso adelantar ayer cómo incidiría la repetición de la mayoría absoluta de CiU en las futuras relaciones con la Generalitat declinando así recoger el guante lanzado por Pujol durante la noche electoral en la que emplazó al PSOE a modificar su política autonómica.

Pese a ese silencio, la Generalitat confia en que durante los próximos meses se restablezca el clima de diálogo entre ambas administraciones y se reanuden las reuniones de la Comisión de Cooperación, que debate los temas conflictivos.

Pujol ha anunciado su voluntad de celebrar una entrevista con González después del verano en la que tiene depositadas todas sus esperanzas de que el Gobierno "vuelva a la lectura del Estatut que se hacía en 1979".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1988